La belleza turística y étnica de La Guajira

En la parte más septentrional de América del Sur, se levanta la imponente Península de La Guajira: Sol, Montañas, Desiertos y Playas.


Se encuentra dividida en tres regiones naturales definidas como: la Alta, la Media y la Baja Guajira, conformada por 14 municipios y un Distrito Capital.

Es la ruta turística más frecuentada que lleva al turista de Riohacha al Cabo de la Vela, ubicada en la Alta Guajira.

Dicen que en estas tierras ‘el que se baña con Caribe’ produce cantores y composiciones de todas clases, por eso no es nada extraño encontrarse con hombres y mujeres que cantan libremente sin importar el lugar y la hora.

Es de mencionar, que no es una razón para inquietarse porque la belleza de toda su geografía es en sí, un canto de la vida, un canto de esperanza.

La etnia Wayúu que domina estas tierras desde tiempos milenarios llamó a esta región Wijira que significa ‘Nuestra Tierra’, y es por el sentido de pertenencia indígena hacia esta península maravillosa, es muy grande y está aferrado en cada una de sus  costumbres.

La Guajira no tiene límites geográficos o políticos porque La Guajira no es un territorio, es el gozo supremo.

En ella al visitar encontrarán las Salinas de Manaure donde el indígena wayuu hace inmensas piscinas de salmuera para cosechar la sal marina.

Por otra parte, a 19 kilómetros hacia el sur de Riohacha sobre la costa Caribe, encontramos en el corregimiento de Camarones, el Santuario de Fauna y Flora, a un poco más de media hora de camino se encuentra Dibulla donde el mar y el río se unen para brindar una experiencia natural sin igual.

En el sur de La Guajira, vía a Valledupar, comúnmente se le conoce como ‘La Provincia’, se disfruta de bellos paisajes y ríos puros de agua cristalina, con saltos y pozos de agua espectaculares.

En estas tierras el Sol se esconde para dar paso a noches de cielos estrellados y brisas evocadoras, La Guajira es un paraíso caluroso pero de hermosura extraordinaria cuyos atractivos turísticos se amalgaman perfectamente con la calidez de sus habitantes, hombres y mujeres orgullosos de su origen y que van de frente hacia el futuro con mucha fe y valentía.

Este Departamento, el más septentrional del país y diferente a la mayoría por su origen étnico, tiene un total arraigo Caribe pero acentuado en el sentir Wayuu; sus paisajes son la más fuerte inspiración para crear canciones que elevan el corazón a las alturas insospechadas.

Asimismo, La Guajira tiene destinos exóticos del turismo en Colombia que gana más y más visitantes año tras año.

¿Cuáles son sus encantos naturales?

El principal elemento que genera un magnetismo inmediato: numerosas ciénagas que son el hogar de los flamingos rosados como las de Manzanillo, Laguna grande, Ciénaga del Navío Quebrado y Tocoromanes.

Un espectáculo visual que solo se disfruta en esta tierra; La serranía de La Macuira, un complejo ecosistema con montañas y bosques que desafían la condición desértica del Departamento y que son hogar de micos, tigrillos, gatos pardo, mirlas, azulejos, venados y guacharacas.

Otro lugar de gran interés es el Cabo de la Vela, el punto norte de Colombia donde el océano quiere ingresar con fuerza al continente pero es resistido por los acantilados y en donde los vientos soplan con un ímpetu que no tiene referencia.

Riohacha, su capital, es un Distrito Turístico que fue denominado como “El Portal de Perlas” por la explotación de esta joya en siglos pasados y que evoluciona con los años consolidándose como ciudad importante.

Este lugar preferido del astro rey tiene un componente humano peculiar, en sus tierras de arena infinita confluyen las etnias Wayúu, Wiwa, Kogui, Arhuaco y Kankuamo en comunión con libaneses, turcos, sirios y otras nacionalidades de oriente medio que encontraron en esta entrada de Colombia un magnífico mercado para comerciar todo tipo de mercancías llegadas por barcos a este puerto precioso sobre el Océano Atlántico.

Para José Emilio Sierra Arguelles, director de Turismo Departamental:» La Guajira, su magia es como un tesoro escondido por los contrastes entre mil colores, de sus atardeceres que se tejen entre los hilos y nuestra cultura viva, que sobresale entre diversos paisajes áridos y espectaculares desiertos que se extienden hasta el mar Caribe, ríos, sierras que a ritmo de Vallenato y una gastronomía única se transforman en mil experiencias que te invitan a volver a ella».

Estas son muchas las razones que animan a visitar este importante y fenomenal destino del turismo en Colombia porque cada visitante que arriba, se regresa tatareando o silbando alguna canción o frases del gentilicio guajiro.

Artículos relacionados

Deja un comentario