Nuquí, el paraíso chocoano

El senderismo, y caminatas entre la naturaleza resaltan entre los mejores planes para realizar en este destino.


A este rincón del pacífico colombiano le hacen falta adjetivos para describir su belleza y es por eso que al visitarlo se experimente la sensación de encontrarse en la tierra prometida.

“Biodiverso es tu nombre completo; rico en fauna y en flora también.  En tus ríos, quebradas y esteros; bellas playas y corales se ven”

Estas estrofas son parte del himno del municipio de Nuquí y resumen una belleza natural bien conformada, una lírica que luego de pisar su suelo, parece ser una descripción que se queda muy corta ante la majestuosidad de su geografía.

Nuquí es belleza por doquier, es un lugar simplemente excepcional que fue dotado por la madre naturaleza con todos los dones que cualquier lugar del mundo anhela tener y que visitantes de todos los puntos cardinales pueden dar fe y testimonio de un escenario sin igual.

Los destinos turísticos del Pacífico colombiano gozan de un gran reconocimiento por la belleza de sus territorios, especialmente ricos y conformados por playas vírgenes que bajo el concepto del ecoturismo muestran al mundo los kilates de su hermosura.

Nuquí es una población que parece ser sinónimo de playa, sol y mar, conceptos tranquilos a la orilla de un mar pacífico, pero no estático porque invita a la inquietud, una aventura que invade cada célula corporal y le da energía al espíritu cuando se aborda un chingo, esa embarcación nativa que no solamente flota en agua salada, sino que también se posa sobra las superficies de sus ríos, alimento fundamental para su gran riqueza.

Este lugar del norte del Chocó y muy cercano a la frontera con el país hermano de Panamá cuenta con una zona selvática que le brinda una riqueza natural sin comparación, la magnificencia de su entorno se hace visible con cascadas de agua que valen la pena admirar sin ninguna excepción y que tienen tantas propiedades que algunas forman pozos de aguas termales que hacen que la belleza de su extensión también sea curativa.

El mar de Nuquí es mágico, expertos surfistas remontas sus olas considerándolas y ratificándolas como las mejores del país y como unas de las más importantes del continente y es justamente su mar el escenario de uno de los espectáculos más hermosos de los que se puede ser testigo, el avistamiento de las ballenas jorobadas o yubartas, los mamíferos más grandes del planeta que encuentran en su fondo marino un lugar que buzos profesionales y aficionados no pueden resistir.

Las aves de este municipio de ensueño no paran de silbar engrandeciendo la perfección de este recinto exclusivo, los recorridos también se hacen a pie y el éxtasis también se alcanza al contemplar sus ejemplares animales en los que las ranas y reptiles, muchos de ello únicos de esta zona, causan una impresión que no se puede olvidar.

Nuquí significa planes sin fin, el senderismo es una actividad que no para, en mágicas caminatas se pueden descubrir sus cristalinos ríos y hasta pescar sabaletas apoyados con arpones y caretas, imitando en parte la tradición de los indígenas que siempre obtuvieron de la pesca lo mejor para su alimentación.

Nuquí es belleza que solo se disfruta al estar respirando plácidamente su aire, que, por fortuna, aún no se contamina con lo que muchos equivocadamente han querido llamar progreso.

No te pierdas la oportunidad de conocer y vivir un destino que reúne una hermosura que raya con la perfección y actividades múltiples que hacen de la contemplación y la aventura, dos conceptos que se llevan muy bien.

colombia.com

Artículos relacionados

Deja un comentario