Más apoyo al turismo arqueológico

Es fundamental profundizar y desarrollar la investigación, gestión y difusión del patrimonio cultural y arqueológico de Manabí, pero además, aprovechar esta realidad con la “puesta en valor”, para con un atractivo diferenciador tener visitantes.


Las zonas arqueológicas de Salango, Cerros Hojas-Jaboncillo, Jama y el sitio monumental de Liguïqui, son solo ejemplos de posibilidades para conocer mejor nuestros orígenes, investigar y crear fuentes de ingreso por medio del turismo.
 
Lo que se ha hecho hasta el momento es importante, pero hay una oportunidad muy grande para la provincia, que no se aprovecha mejor porque los recursos que se entregan son insuficientes para emprender en proyectos más ambiciosos.
 
El turismo cultural y de experiencia crece en el Mundo, porque cada día existen más personas que desean conocer, experimentar y comprender distintas culturas. Es verdad que en este campo hay, en el planeta, muchas zonas de interés consolidadas, pero también existe una búsqueda constante de más productos auténticos.
 
Los corrales marinos de Liguïqui, frente a las costas del centro sur de la provincia, por ejemplo, podrían tener un gran componente diferenciador. Se trata de alineaciones de piedras de más de 5 kilómetros lineales ininterrumpidos, ubicadas intencionalmente cerca de la orilla del mar, que al subir y bajar las mareas capturan peces.
 
Hay que repensar y aprovechar las oportunidades con más ambición y recursos.
 

Artículos relacionados

Deja un comentario