Laguna de Quilotoa: un paradisíaco lugar que te espera en Ecuador

El globo terrestre disfruta de miles de paisajes y ecosistemas, que ponen la piel de gallina a cualquier visitante. Entre tantos territorios está uno que parece salido de una postal o una pintura de algún artista talentoso.


Hablamos de la Laguna de Quilotoa, una de las más hermosas del mundo, donde la naturaleza se expresa en su aguas verdes turquesas.

Este sitio de en sueño se encuentra ubicado en los Andes ecuatorianos. Para ser exactos se localiza en el cantón Pujilí, en la provincia de Cotopaxi, en la sierra de Ecuador.

La Laguna de Quilotoa es una caldera con más de 250 metros de profundidad, originada por la erupción del volcán Quilotoa. Las pinceladas azuladas son gracias a los minerales que la visten, así como un efecto de los rayos del sol.

A la Laguna de Quilotoa se puede acceder de forma gratuita, gracias a diversos convenios entre el Ministerio de Turismo y de Ambiente junto con la Policía Nacional.

La leyenda que envuelve al lugar

Cuenta la leyenda que del centro del volcán emergía el temible Dios Quilotoa, conocido por destruir todo a su paso.

Toachi, otro de los dioses andinos, aparecía para pelear con Quilotoa. Cuando éste entraba en erupción, las aguas de la laguna reflejaban el color del cielo gris, provocando el enojo de Toachi.

Para mediar el conflicto, Pachacamac, Dios del Universo, creó al cóndor, ave sagrada encartada de vigilarlos y llevar noticias del conflicto.

Un buen día, el cóndor vio desde lo alto a una bella mujer, por lo que quedó hechizado y la convirtió en un ave.

Desde ese entonces, estos amantes gozan de su amor y pasión en la laguna, mientras son eternos testigos de lo que ocurre en sus aguas turquesas.

¿Qué hacer en la Laguna de Quilotoa?

Entre las actividades por hacer está la oportunidad de que los turistas acampen en su suelo verdoso, practiquen senderismo alrededor del volcán, cabalguen y den un paseo en kayak.

Desde lo más alto del cráter puedes admirar el paisaje paradisíaco que la laguna ofrece, y que está conformado por sus aguas y sus inmensas paredes rocosas.

También puedes sumergirte un poco más en la cultura del lugar, gracias a los nativos que elaboran artesanías como ponchos, abrigos, gorros y máscaras de la representación del Diablo Huma.

Cabe destacar que estos productos tienen precios muy accesibles para los turistas.

vix.com

Artículos relacionados

Deja un comentario