Monserrate: lugar de turismo y fe

 

El cerro más importante de Bogotá es, también, uno de sus sitios turísticos más visitados. 

“Junto a sus pies esta la gran ciudad llena de luz, de cultura y de aromas, donde vuelan los sueños cual palomas, hasta nidos de paz y libertad. 

Templo hermoso, vigía permanente, albergue del Señor Crucificado, que guarda el gran mensaje humanizado de seguir su camino en la pendiente”. El anterior es un fragmento del poeta colombiano Héctor José Corredor Cuervo, quien, como muchos habitantes del país ha mostrado su admiración hacia el Cerro de Monserrate. 

Para algunos, solo una montaña, mientras que para otros es el representante perfecto de la cultura bogotana. Cuando se habla de Bogotá, se habla de Monserrate y viceversa. 

De hecho, desde el principio, fue referente para el nacimiento de la ciudad. Cuando su fundador, Gonzalo Jiménez de Quesada llegó a la sabana bogotana, refirió en Monserrate y Guadalupe dos colosos; dos guardianes propios de la que se convirtió en una gran ciudad.

Con Monserrate como uno de sus protectores, el español estableció a Santa Fe. Con el tiempo, el cerro se convirtió, también, en uno de los epicentros de la religión colombiana con la Basílica Santuario del Señor Caído de Monserrate. 

Uno de los más deseados

Sin embargo, los bogotanos no son los únicos interesados en estar 3.152 metros más cerca de las estrellas (altura de Monserrate sobre el nivel del mar), pues, de hecho, son los extranjeros los que más visitan este lugar.

De acuerdo con el Instituto Distrital de Turismo (IDT), de las personas que suben al año a Monserrate, el 74% no son nacidos o residentes en Bogotá. Además, dicho dato se complementa con el hecho de que de esos turistas, el 71% ni siquiera son colombianos. 

Es por esto que Monserrate se ha catalogado como uno de los atractivos turísticos más importantes, no solo de Bogotá, sino de Colombia. El Santuario, la estatua del Señor Caído, así como los sitios de comida y los paisajes que se vislumbran desde su cima son algunas de las ‘maravillas’ más deseadas por los más de 30 mil extranjeros que suben al mes.

Lugar de fe 

Ahora bien, muchas de estas visitas tienen, también, como objetivo alcanzar una relación más estrecha con Dios, por lo que además de pasear, la disposición religiosa de los visitantes es crucial. 

Por ejemplo, según el Instituto Distrital de Gestión de Riesgos y Cambio Climático (IDIGER), durante solo el Jueves Santo, de este 2018, 45.886 personas decidieron consagrarlo en lo alto del Cerro de Monserrate. Además, para alimentar aún más la admiración, el IDIGER informó que de esos casi 46 mil feligreses, 41 mil subieron a pie, mientras que 4.730 utilizaron el funicular. Es decir, el 89% de las personas que ascendieron, decidieron hacerlo con el ‘sacrificio’ de subir los 1.605 escalones a pie. 

¿Y para Navidad?

Por último, solo queda hablar de la Navidad en Monserrate, y es que al ser una fiesta de origen religioso, por supuesto que este cerro tiene su protagonismo en ésta. Tal como lo explica el portal web de esta zona turística, “cada año durante diciembre, y hasta mediados de enero, disfruta con tu familia de nuestra iluminación navideña”. 

Por lo que, ya sea para ir en pareja, familia o amigos, Monserrate es uno de los atractivos navideños más hermosos de Bogotá. Durante esta época, la ascensión al cerro está disponible de lunes a sábado de 6:30 am a 11:30 pm, y los domingos de 5:30 am a 8:30 pm. 

Así es que prepárate para este mes que viene: gorro, bufanda, saco y dinero, porque Monserrate es el sitio perfecto para vivir la Navidad. 

Fuente: colombia.com

Artículos relacionados

Deja un comentario