La devaluación del peso hace de Argentina un paraíso turístico

No iba a ser sólo Turquía quien se iba a beneficiar de una devaluación. Argentina se ha convertido hoy en un calamidad económica para sus ciudadanos, pero en una maravilla para los turistas. El peso está tan barato que viajar es extraordinariamente simple. Los vuelos de argentinos al exterior, que las aerolíneas pueden estar perdiendo, es una bendición porque capta turistas de fuera del país como nunca antes.

Un brasileño consultado en la prensa local señala que “habíamos planeado unos 7.000 reais (1.700 dólares) para las vacaciones de los niños, mi mujer y yo durante una semana, pero al final estamos entre 3 y 3.500 reais. Este viajero viene de Belo Horizonte, Brasil, y el peso sólo había perdido una parte de su valor (un 20 por ciento, en el momento de la entrevista). Desde entonces, la carrera ha sido hacia abajo de forma que ha perdido otro 30 por ciento más.

El turista concluye “fuímos capaces de comprar lo que quisimos y de visitar todos los lugares turísticos del país”.

Todos los gastos de los turistas están sensiblemente más baratos, de forma que al menos de los países vecinos se nota ya un incremento de los viajes. En concreto, en Uruguay las autoridades han puesto un límite a lo que se puede importar, porque los ciudadanos de este país cruzan la frontera para hacer las compras del día, con grave perjuicio para el comercio local.

El punto de partida, en todo caso, era exactamente el contrario. Todas las guías de turismo que están hoy a la venta dicen que Argentina es un país especialmente caro porque, efectivamente, hasta hace unas semanas lo era. Y lleva ya unos años en que el tipo de cambio es bastante difícil para el turismo, porque las cosas están incluso más caras que en ciudades caras.

El turismo de salida del país, en cambio, está paralizado. En enero con 18 pesos se podía comprar un dólar. Hoy se necesitan 38 pesos. Los turistas más afectados son aquellos que ya habían comprado parte de su viaje y aún les queda pagar el hotel o los gastos menores en sus viajes. Y la zona más perjudicada probablemente por esta crisis será Uruguay, el sur de Brasil y Chile, países que reciben el grueso del turismo argentino.

Las agencias de viajes –Reportur ha venido publicando varias noticias sobre ello– están pasando por una crisis importante porque los argentinos han dejado de viajar al extranjero de forma súbita.

Fuente: reportur.com

Artículos relacionados

Deja un comentario