Perú: Cinco lugares para enamorarse

Nieve, selva o mar, las opciones son distintas si lo que se quiere es escaparse de la rutina con el ser amado.

Frío o sol. Ambos escojan como pasar el resto de los días que le quedan en el mes del amor. Desde la infinidad de la amazonía hasta el sosiego costero del pacífico. Hay para todos los gustos y sabores, pero todos garantizan una estadía inolvidable, mágica y de película romántica. 

Para este ranking, nos hemos tomado la molestia de recurrir a Manolo del Castillo, el intrépido conductor de Reportaje al Perú que ha recorrido el país por más de 16 años, para traernos estos cinco parajes ideales para sorprender a su pareja y, sea de paso, desconectarse de la rutina.

Caleta San José

En un recodo del Pacífico, este paradisiaco balneario se ha consagrado como el mejor destino y refugio de fauna ante la poca presencia de habitantes. En la playa arequipeña hay un albergue para turistas que promete días de relajación y conexión con el infinito mar. Para llegar a esta caleta, se debe surcar en lancha desde la provincia de Camaná.

Zorritos playero

De arena blanca y cálido mar, Zorritos (Tumbes) se ha convertido para los veraneantes amantes de la naturaleza, en un idílico esparcimiento para las parejas que buscan una playa tranquila durante el día, donde pueden practicar deportes de motonáutica, la tabla y la pesca. Un lugar deseado por nacional y extranjeros que no pueden dejar de visitarlo por su cercanía con la zona de Hervideros (Ecuador), donde los visitantes pueden darse un baño natural que favorecen a la belleza y a la piel.

Pampa Hermosa

Cambio de aires. La selva es tan inquieta como el mar y sorprendente como la fauna marina. Aquí, en este ecosistema ubicado a una hora de San Ramón (Chanchamayo, Junín) se encuentran los árboles sagrados de más de 50 metros de altura, un mirador con avistamientos a exóticos gallitos de las rocas y un ecolodge que conecta con el bosque y las caídas de agua enclavadas en las quebradas. La aventura perfecta para dos amantes.

Cordillera Blanca

No todos prefieren tranquilidad y relajación, para las parejas que prefieren descubrir un destino a pie y aman las montañas, están los nevados de la cordillera Blanca. Entre las propuestas no pueden faltar Alpamayo, Huascarán y Vallunaraju. Las rutas también permiten reflexionar las consecuencias del Cambio Climático como el Pastoruri. Para iniciar la travesía debe empezar en Huaraz (Áncash), el punto de partida del andinismo en el Perú.

Paraíso en la frontera

Iñapari, provincia de Tahuamanu, no solo se encuentra dentro de Madre de Dios, es un lugar habitado por peruanos y brasileros que dejan a un lado sus diferencias para darle vida a una ciudad que crece en el llano amazónico. Su malecón turístico y los sitios recreativos como Meandro Callao hacen posible que la estadía en pareja se tiña de romanticismo en una escenario natural y compartida entre dos culturas internacionales.

Fuente: larepublica.pe

Artículos relacionados

Deja un comentario