Proyectando el Turismo: “Swisstainable”

Hace muchos años, en la década de los años 80 del siglo pasado, Swissair tenia un vuelo directo semanal Caracas – Zurich, pues a pesar de `que Suiza no cuenta con grandes monumentos como el Coliseo de Roma, la Torre Eiffel de Paris o el Big Ben de Londres, tiene suficiente atractivo como para que en aquellos años, cuando aún éramos un país democrático y se vivía medianamente bien a pesar de todas nuestras imperfecciones, hubiese vuelos directos entre los dos países.


Zermatt, al anochecer con el famoso Matterhorn al fondo

Pero si Suiza carece de grandes avenidas, grandes ciudades y grandes monumentos, ¿Qué hace atractiva a Suiza? Sin duda sus paisajes, como me dijo un conocido en una oportunidad “En Suiza tu puedes cerrar los ojos, apuntar tu cámara en cualquier dirección, tomar una foto ¡y tendrás una postal!”. La afirmación es sin duda exagerada, pero transmite perfectamente la idea, Suiza es un país con unos paisajes de almanaque.

Así como tienen fama sus paisajes, también lo tienen sus precios, Suiza es uno de los países más costosos del mundo, con un nivel de vida bastante por encima de la media europea, lo cual hace que sus poco más de 7 millones de habitantes sean de los de mayor poder adquisitivo en el viejo continente.

“Swisstainable” (o Suiztenible)… una forma diferente de viajar

Suiza es uno de los países pioneros en materia de sostenibilidad, no sólo en la gestión del paisaje, sino también en la excelencia de sus infraestructuras. La naturaleza nos conmueve cuando permanece intacta, los ríos que atraviesan sus ciudades y desembocan en los lagos a cuyas orillas se encuentran dichas ciudades, son de aguas cristalinas, libres de cualquier tipo de contaminación. En sus lagos abunda la fauna, tanto de peces como de diversas aves. Suiza, como destino turístico, es sinónimo de montañas espectaculares, gargantas indómitas y bosques mágicos. La naturaleza tiene el poder de brindar energía. Y esto es algo que quieren conservar durante muchas generaciones. Los viajes sostenibles no significan necesariamente tener que prescindir de algo. Significan más conciencia, más placer, más profundidad y más conexión con el entorno.

Lauterbrunnen, cerca de la ciudad de Interlaken

En Suiza la espectacularidad también está en el trayecto. Sobre todo, cuando se combinan los trenes panorámicos que conectan las principales ciudades del país cruzando los Alpes. Eso es precisamente lo que propone el “Grand Train Tour of Switzerland” una ruta ferroviaria de 1.280 kilómetros que atraviesa 11 grandes lagos, tres pasos alpinos, numerosos lugares Patrimonio de la Humanidad y cuatro regiones lingüísticas. Suiza suma 12 bienes culturales y/o naturales que forman parte de la lista más exigente de la UNESCO. Conocerlos es disfrutar de lugares singulares y extraordinarios que dicen mucho de la autenticidad helvética.

Esta es la apuesta de Suiza para la reapertura post COVID, teniendo además como embajador promotor del destino al legendario Roger Federer. Seguro que esta partida, también la gana.

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario