Puertos de Chile lideran proceso de vacunación de trabajadores a nivel regional

La continuidad de la cadena de suministro ha demostrado ser un tema fundamental en tiempos de crisis, y los eslabones más importantes de esa cadena son precisamente los trabajadores portuarios, las tripulaciones y la gente de mar. Reconocer a estas personas como ‘esenciales’ es clave para que cuenten con las facilidades y resguardos para realizar sus labores, siendo su priorización durante las campañas de inoculación contra el coronavirus una importante señal de la relevancia que tienen trabajadores portuarios en el sistema de comercio exterior de los países.


Es importante visibilizar los países donde se les otorga ese reconocimiento a los trabajadores portuarios, y Chile ha destacado a nivel latinoamericano por ser un adelantado dentro de la región inoculando desde diciembre de 2020 a trabajadores esenciales, comenzando con los trabajadores de la salud, campaña que se extendió durante enero 2021. Ya en febrero el Ministerio de Salud inició la vacunación masiva a la población, priorizando adultos mayores y trabajadores esenciales, entre ellos quienes se desempeñan en los puertos del país.

De Arica a Punta Arenas

Antes de la primera quincena de febrero los trabajadores de San Antonio Terminal Internacional (STI) fueron los primeros en recibir 130 primeras dosis de Sinovac. En los días sucesivos, 60 trabajadores de Ultraport en Arica fueron inoculados con la misma vacuna. “Nos sentimos muy orgullosos de haber sido el primer puerto de la zona norte en impulsar y participar del proceso de vacunación, el cual tuvo gran acogida de parte de nuestros colaboradores y los funcionarios de las empresas de Bolivia y Perú que trabajan dentro de nuestro terminal. Durante todo el año hemos estado muy preocupados por prevenir contagios y cuidar la salud de todos quienes son parte del Puerto de Arica. Para eso, desde el comienzo de la pandemia hemos implementado una serie de medidas sanitarias enfocadas en entregar la mayor seguridad a nuestros colaboradores y sus familias. Sabemos que la vacuna es un gran paso, pero no es la erradicación del virus, por ende, continuaremos cuidándonos entre todos y no bajaremos la guardia“, dice Gabriel Tumani, gerente general de Terminal Puerto Arica.

Más de 150 personas de Puerto Ventanas, filial de Sigdo Koppers, recibieron su primera dosis; luego, Puerto Valparaíso logró vacunar a 1.500 operarios entre las concesionarias TPS, TCVAL y ZEAL. En San Antonio avanza en el proceso de vacunación de 2.200 operarios. En Iquique fueron vacunados más 500 trabajadores, en Antofagasta ya fueron inoculados 70, en Las Losas, Huasco, se contabilizaron 170 trabajadores; 150 en San Vicente y otros 90 operadores de Puerto Chacabuco recibieron vacunas. Mientras, en la zona extremo sur del país, 100 colaboradores de la Empresa Portuaria Austral, Punta Arenas, fueron vacunados. Los trabajadores portuarios ya inoculados con su primera dosis de Sinovac son parte de las 3.300.000 personas vacunadas en todo Chile al 28 de febrero de 2021, de un universo objetivo de 15 millones de ciudadanos.

Estándar internacional, líder regional

Desde el inicio de la pandemia, ONGs como la Cámara Internacional del Shipping ICS, han impulsado iniciativas para visibilizar a los trabajadores portuarios como esenciales y priorizar el cuidado de su salud a través de cobertura médica, operativos de recambio de tripulación y acceso a vacunas. “Hacemos un llamado a los gobiernos de países que están nuevamente imponiendo limitantes a los viajes debido a las mutaciones del virus COVID-19, para que cataloguen a los trabajadores portuarios y logísticos como esenciales dentro de la cadena de suministro, adelantando su acceso a las vacunas, y así evitar una nueva crisis como la sufrida con el recambio de tripulaciones durante 2020”, lee un comunicado oficial emitido por la organización. Por su parte, la Organización Marítima Internacional IMO no cuenta con normativas que puedan ser exigidas, sino más bien con recomendaciones y protocolos especialmente orientadas para los tripulantes a raíz de la crisis humanitaria de repatriación.

En este contexto es que Chile destaca a nivel regional y mundial, siendo un ejemplo para el resto del mundo con el alto nivel de gestión de acuerdos para asegurar dosis con los diferentes laboratorios a medida que estos iban informando sus avances en la fórmula de la vacuna, junto con el arduo trabajo del Ministerio de Salud para determinar el orden de prioridad de las personas para recibirlas una vez que se contara con las dosis necesarias. El proceso de vacunación fue dividido en dos etapas, donde la primera de ellas considera al grupo de la población más expuesta o susceptible al virus, como los trabajadores de la salud, el personal con funciones esenciales, los adultos mayores sobre 75 años y personas con condiciones crónicas de salud. Bajo la categoría de “Personal que desarrolla funciones consideradas esenciales para la atención directa a la ciudadanía” están quienes trabajan en puertos, junto con los que trabajan en aeropuertos, Registro Civil, BancoEstado, AFP, Isapre, Fonasa, ChileAtiende, Compín, Cajas de compensación, SAG, terminales de buses y fiscalizadores de las diversas Secretarías Regionales (seremis) de Salud.

Campañas humanitarias: COVAX

COVAX es el pilar de las vacunas del Acelerador ACT, puesto en marcha por la Coalición para la Promoción de Innovaciones en pro de la Preparación ante Epidemias (CEPI), la Alianza Gavi para las Vacunas (Gavi) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Gracias a los esfuerzos conjuntos de estas ONGs, el programa COVAX se asegura de que todos los países del mundo tengan acceso a las vacunas contra el COVID y así lograr una distribución equitativa a nivel mundial hacia finales de 2021. Los países de Latinoamérica también están contemplados dentro de esta iniciativa, pero son quienes han hecho gestiones directas con los laboratorios a través de sus gobiernos los que lideran la inoculación de su población, ya que ‘descansar’ sobre la certeza de las dosis provistas por COVAX es un proceso mucho más lento. El objetivo inicial es contar con 2.000 millones de dosis disponibles a diciembre de 2021, lo cual “debería ser suficiente para proteger a personas vulnerables y de alto riesgo, además de los trabajadores de la salud de la primera línea“, según lee el sitio oficial.

Las polémicas

Brasil, Argentina y Perú también han iniciado procesos de vacunación, pero estos han acaparado titulares por polémicas más que por su éxito. Casos de acaparamiento de dosis por parte de grupos exclusivos, ‘vacunatorios VIP’, ‘turismo de vacunas’ hacia otros países, y otros hechos similares han manchado los esfuerzos de los gobiernos por inocular a su población… y en ninguna parte aparecen los portuarios dentro de los grupos prioritarios. Otros países que han atraído la atención de las noticias son los que no cuentan con suficientes dosis, como Nicaragua, Cuba o, el caso de Uruguay que recién en la última semana de febrero recibió las primeras vacunas para administrar. La pregunta es, ¿en qué lugar de prioridades estarán los portuarios en los países de la región? El reconocimiento público de estos trabajadores como esenciales es lo que valida la relevancia de la cadena de suministro de un país y, en consecuencia, el potencial avance en su desarrollo.

mundomaritimo.cl

Related Posts

Deja un comentario