El virus bloquea Europa y sólo deja margen a la vacuna

Ahora, con la inminente aprobación de la de Astra Zéneca es de imaginar que todo el proceso se acelerará

Nunca antes en los últimos diez meses los datos de expansión del Coronavirus en Europa habían sido tan homogéneos, pero por lo alto. Hoy ya no se salva nadie. Si acaso Finlandia y Noruega. Pero hasta Alemania, con casi 400 caso por cien mil habitantes está fatal.


Sin embargo, el mayor desastre lo protagonizan tres países pequeños: Croacia, Luxemburgo y Lituania. En los tres casos están por encima de los mil casos por cien mil habitantes. Lituania roza los 1.400. Pero Luxemburgo llama la atención porque está así desde hace ya dos meses, batiendo récords en la duración de su epidemia.

El resto de Europa está también mal: Gran Bretaña es, de los grandes, el que está peor, aunque no demasiado; Alemania le sigue; después Italia, Polonia y Francia. Todo con más de 250 casos y con algunas regiones peor. Esta vez el Véneto, que se había venido librando, está fatal. El norte de Portugal no mejora tampoco. Y en España, Baleares tiene las peores cifras.

Los colores de los gráficos de la Unión Europea hay que tomarlos con cuidado porque inicialmente, el color más oscuro era para los países que tenían más de 75 casos por cada cien mil habitantes. Hoy, con ese indicador, no se libraría absolutamente nadie, por lo que hay ido ampliando el alcance de cada color. Para llegar al oscuro, como ven ahora hay que superar los 960 casos, cifra impensable este verano, y hay muchos territorios que lo logran. Afortunadamente, no en España hoy, pero sí los ha habido en el pasado.

Así las cosas, la normalización en el transporte y el turismo sólo queda pendiente de la vacuna. Ahora, con la inminente aprobación de la de Astra Zéneca –que no exige el transporte y almacenamiento a temperaturas ultrabajas– es de imaginar que todo el proceso se acelerará.

Preferente

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario