Barcelona pide a Airbnb la retirada de un millar de pisos turísticos ilegales

El Ayuntamiento de Barcelona ha exigido a Airbnb que retire de la plataforma casi un millar de anuncios de pisos turísticos ilegales. En concreto, el consistorio ha detectado 969 anuncios activos “aparentemente legales pero con irregularidades” y ha requerido a la plataforma su inmediata desactivación.


Se trata de pisos enteros sin licencia o con licencia falsa, así como anuncios de habitaciones que en realidad son viviendas enteras divididas por estancias que actúan como un albergue o una pensión.

Desde 2017, Barcelona ha reclamado la anulación de 11.714 anuncios en las plataformas de pisos turísticos, 9.770 de los cuales pertenecían a Airbnb, es decir, ocho de cada diez.

Según explica este martes el Ayuntamiento, la caída de la actividad turística derivada de la pandemia ha llevado a los servicios de inspección municipales a readaptar sus tareas, de manera que el trabajo se ha centrado en analizar más a fondo los datos obtenidos a través de las búsquedas web, tratando de identificar anuncios activos que aparentemente eran legales, pero que escondían irregularidades.

Del total de 969 anuncios localizados, 524 ofrecen pisos enteros sin licencia o con licencia falsa y los otros 445 se anuncian como habitaciones, aunque en realidad ofrecen una vivienda entera dividida por estancias.

Colau pide a las plataformas que cumplan la ley

Por distritos, la mayoría de estos anuncios se concentran en Ciutat Vella (420), seguida del Eixample (273), Sants-Montjuïc (72), Gràcia (61), Sant Martí (53), Sarrià-Sant Gervasi (38), Horta-Guinardó (19), Les Corts (17), Sant Andreu (11) y Nou Barris (5).

El gobierno de Ada Colau exige a las plataformas, y en especial a Airbnb, que cumplan con su obligación de comprobar la adecuación a la normativa de cada anuncio en el momento previo a la publicación y que vigilen que los anuncios desactivados a petición del consistorio no se vuelvan a activar al cabo de poco tiempo sin control.

El Ayuntamiento impulsó hace cuatro años un plan de choque para poner freno al “descontrol” que había en el sector de los pisos turísticos que se anunciaban en plataformas web.

Desde entonces ha abierto un total de 16.993 expedientes disciplinarios, que han derivado en 7.194 órdenes de cese de la actividad y 8.740 sanciones. Además, 2.176 pisos que hacían alojamiento turístico ilegal han pasado a tener uso de vivienda, ya sea entrando en el mercado de alquiler o como residencia principal del propietario.

En cuanto a los pisos turísticos legales, se han tramitado 908 sanciones por molestias a los vecinos.

elEconomista

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario