Las cabinas de los aviones podrían verse diferentes la próxima vez que vueles

Las aerolíneas, desesperadas por que los gobiernos levanten las restricciones de viaje y que los pasajeros regresen, están buscando formas de asegurar al público que no se contagiará de COVID-19 al volar.


Los toldos de los reposacabezas y las barreras de tela entre los asientos podrían comenzar a aparecer en las cabinas de los aviones a medida que la industria en conflicto intenta protegerse del coronavirus.

Las aerolíneas, desesperadas por que los gobiernos levanten las restricciones de viaje y que los pasajeros regresen, están buscando formas de asegurar al público que su salud no se verá comprometida en un vuelo. Los asientos renovados y las cabinas renovadas podrían ser un comienzo.

Una de las empresas más grandes en ese negocio, Recaro Aircraft Seating GmbH, ha diseñado una serie de modificaciones para mantener a los pasajeros separados y protegerlos de infecciones.

Las aerolíneas están considerando instalar el equipo de Recaro como cambios de imagen temporales de la cabina, según el director ejecutivo Mark Hiller. Necesitan accesorios que sean fáciles de maniobrar, livianos y disponibles con poca anticipación, dijo.

“Definitivamente hay un gran interés en las diferentes regiones”, dijo Hiller en una entrevista.

Con una vacuna contra el coronavirus posiblemente a años de distancia, las aerolíneas deben persuadir al público de que es seguro volar cuando un pasajero infectado podría estar a su lado. Los brotes esporádicos en todo el mundo están desanimando a la gente: el tráfico mundial en julio se redujo casi un 80 por ciento respecto al año anterior, una caída más pronunciada de lo esperado, dijo la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés) la semana pasada.

De los aviones que vuelan, muchos están medio vacíos. Por lo general, las aeronaves deben estar llenas de un 70 por ciento a un 80 por ciento para obtener ganancias, de modo que aumenta el atractivo de los dispositivos que permiten a los pasajeros sentarse uno al lado del otro sin tocar la cabeza, rozar los hombros o empujar los codos.

Las aerolíneas también están descubriendo cómo aplicar un recubrimiento desinfectante desarrollado por Recaro en sus asientos, dijo Hiller. La compañía alemana dice que ha renovado la sustancia para repeler virus, incluido COVID-19.

Si bien la industria ha dicho durante meses que hay pocas posibilidades de contraer el virus en un avión porque hay filtros de aire de grado hospitalario a bordo, ese argumento se ha visto socavado por fugas en algunos vuelos.

Se pidió a los 187 pasajeros y seis tripulantes de un vuelo de TUI AG desde el centro turístico griego de Zante a Cardiff el mes pasado que se aislaran después de que se identificaran al menos 16 casos confirmados en el servicio del 25 de agosto.

Recaro, que vendió alrededor de 150 mil asientos para aviones el año pasado, no es inmune a la crisis que afecta a la industria de la aviación, a pesar de la demanda potencial de sus diseños. Hiller dijo que se espera que los ingresos caigan casi un 60 por ciento este año.

“Incluso si las aerolíneas no van a comprar aviones nuevos, podrían optar por nuevas cabinas que sean más cómodas o adaptadas a COVID-19“, dijo.

elfinanciero.com.mx

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario