El primer resort turístico en el espacio comienza a proyectarse

El turismo espacial es una realidad consolidada desde que el magnate norteamericano y ex ingeniero de la NASA, Dennis Tito, se convirtiera en el primer viajero que pusiera rumbo al espacio por placer en 2001 por la módica cantidad de 20 millones de dólares.


Luego aparecieron otros aventureros, como el sudafricano Mark Shuttleworth, el estadounidense Gregory Olsen o la iraní Anousheh Ansari, que se convertiría en la primera mujer en embarcarse en tal hazaña.

En los últimos años, la aerolínea del empresario multimillonario Richard Branson, Virgin, ha estado en contacto con la NASA para llevar a cabo vuelos comerciales supersónicos al espacio, después de lograr que un pasajero acompañase a dos tripulantes en su periplo más allá de la atmósfera de la Tierra a bordo de sus aeronaves.

Ahora Elon Musk, empresario especializado en turismo espacial, tiene planes de erigir el primer complejo de ese tipo en la base de Boca Chica, en el estado norteamericano de Texas. De momento, está buscando a la persona ideal para construirlo.

Es el proyecto en el que trabaja el empresario sudafricano centrado en estas aventuras, Elon Musk, conocido por ser el fundador de Paypal, además de SpaceX (pionera en el campo de la exploración espacial), Hyperloop (su homóloga en el campo de los trenes ultrarrápidos como el que unirá Barcelona y Ámsterdam en dos horas) o SolarCity (líder en energía solar), así como el director general de Tesla Motors.

Una de esas compañías, SpaceX, es la que estará vinculada con el futuro resort turístico de Texas, cuyo objetivo no es otro que controlar al máximo la experiencia que se ofrece al viajero espacial, de forma que vaya conociendo qué es lo que le espera. No en vano, el propósito de Musk es construir un cohete que lleve a un centenar de personas al espacio, a la Luna o incluso a Marte.

En el complejo se llevaría a cabo la preparación tanto física como psicológica de los días previos al despegue a cómo convertirse en el perfecto astronauta una vez a bordo de la nave, ya sea a la hora de vestirse, comer o moverse dentro. Todo, desde un punto de vista atractivo para que el viajero vaya sumergiéndose en la experiencia poco a poco conociendo la base espacial al completo.

En Boca Chica se ubica el actual centro de pruebas de su nave interplanetaria Starship. Por eso, Musk ha decidido levantar el complejo turístico allí. De momento, SpaceX, especializada en la fabricación aeroespacial y de servicios de transporte espacial, está buscando a una persona que se encargue de la construcción del resort a través de una oferta de trabajo que reza así: “Estamos buscando un gerente de desarrollo de resort con talento para supervisar el desarrollo del primer resort de SpaceX desde su inicio hasta su finalización”.

También se le pide al candidato que se ocupe de obtener los permisos pertinentes por parte de la Administración, así como supervisar el día a día del desarrollo del complejo turístico y otros, con los correspondientes contratiempos que puedan surgir.

Todo, con tal de convertirse en el “primer puerto espacial del siglo XXI”, como ha denominado Musk al proyecto. En cuanto consigan al candidato ideal, el proyecto comenzará a ser una realidad, aunque todavía no hay fecha concreta para su finalización.

caribbeannewsdigital.com

Related Posts

Deja un comentario