Argentina: con el foco en el turismo, cómo es el Pasaporte Sanitario que proponen para viajar por el país

Al parecer, el tapabocas no será la única herramienta que llevemos al salir y nos permita convivir con el coronavirus. Esta semana en Diputados se presentó el proyecto del Pasaporte Sanitario Argentino, que le permitiría a las personas circular dentro del país mientras no haya una vacuna contra el Covid-19. La iniciativa tiene una fuerte impronta turística.


El pasaporte contaría con información de salud de cada pasajero y pasajera y con su compromiso explícito para cumplir el protocolo del lugar al que se dirigen. También, claro, el resultado negativo de un hisopado que se haya realizado hasta 48 antes del inicio del viaje a otra provincia.

¿Es un pasaporte de inmunidad? Parecido. Pero no lo es, en parte, porque la inmunidad -respecto a cuánto dura- no está garantizada ni de manera científica. Tampoco lo es porque quien porte este nuevo pasaporte no tiene que cumplir con la condición de haber tenido el virus. No es un registro de anticuerpos y, así, un pase para viajar “inmune”.

“El Pasaporte Sanitario Argentino es una herramienta simple, efectiva y cumplible, que permitirá garantizar la libre circulación de personas a través del territorio nacional, previniendo la expansión del virus. Es, también, una medida de monitoreo permanente de la salud de las personas y ya se utiliza en otros países como Uruguay, México, el Caribe, China, Alemania, Italia, para ingresar a sus territorios”, explica a Clarín la diputada radical Lorena Matzen, autora del proyecto.

Su idea, firmada por Gustavo Menna, Roxana Reyes, Hector Stefani, Hernán Berisso, Gabriela Lena, Gonzalo Del Cerro, Jorge Rizzoti, Gerardo Cipolini, Estela Regidor, Ximena García, Carla Carrizo, Lidia Ascarate, ahora espera el giro a comisiones para que se inicie el debate parlamentario.

¿Cuál es el beneficio de este Pasaporte respecto a los permisos de circulación actuales? “Necesitamos retomar la conectividad entre jurisdicciones, acabando con la discrecionalidad de las barreras provinciales y municipales vigentes”, subraya. Pero el punto principal, puntúa Matzen, es que “lo que no se aguanta más es que la cuarentena sea la única propuesta”.

Ahí pone el foco en la economía, semiparalizada desde hace 6 meses. “Queremos brindar seguridad sanitaria, en el necesario proceso de reactivación de la economía y Recuperar al Turismo –cuarto sector más importante del país en generación de divisas- con cierta previsibilidad, para revertir el impacto negativo que tuvo la pandemia”.

Además del hisopado negativo, y de la declaración jurada de que se acepta someterse a un test rápido al ingresar a las jurisdicciones que lo demanden (como lo hace Córdoba) quien porte el pasaporte también debe acreditar un certificado de salud emitido por un médico clínico en el que conste que la persona que viaja no tuvo síntomas de Covid-19 en las últimas 24 horas. No parece sencillo.

La principal crítica a este proyecto es el costo del doble testeo que implica. El hisopado, en origen, que según Matzen es de hasta $ 7.000, debería ser costeado por cada pasajero. La diputada señala que este gasto importante reemplazaría la obligación que hoy existe en varias provincias de hacer 14 días de cuarentena en un hotel, lo que implicaría un gasto aún mayor.

Como alternativa, en el texto se propone que cuando se trate de viajes turísticos, sea el Estado Nacional quien cubra el hisopado, incluyéndolo en algunos de los incentivos monetarios dispuestos en la flamante ley de promoción turística. El test rápido, en destino, que cuesta unos $ 1.200, se establece en el proyecto que corra a cuenta de las provincias.

¿Cómo se portaría este pasaporte para moverse entre provincias? ¿Cuánto dura? “Antes que nada, no es un documento”, aclara la autora del proyecto. En caso de que se apruebe su implementación, el pasaporte se propone como una herramienta permanente, no transitoria. La idea de su instrumentación -que no está aclarada en el escrito- podrá disponerse en la reglamentación que determine el Ministro de Salud de la Nación.

“La aplicación Cuidar o Mi Argentina, son opciones que dan uniformidad y podrían ser adecuadas para portar el pasaporte. No es la idea generar burocracia, por el contrario. De provincia a provincia, las reglas varían. Está herramienta permitiría homogeneizar las directrices sanitarias y traería mejor gestión de la pandemia”, cierra Matzen.

Related Posts

Deja un comentario