Esto es lo que produce el insospechado poder contaminante del asfalto

El asfalto es una sustancia casi omnipresente. Se encuentra en las carreteras, en las calzadas de muchas calles y en diversos elementos arquitectónicos de edificios. Sin embargo, pese a su ubicuidad, sus emisiones químicas rara vez figuran en los planes de gestión de la calidad del aire urbano.


En un nuevo estudio se ha descubierto que el asfalto es una fuente significativa de agentes contaminantes atmosféricos en las zonas urbanas, especialmente en días calurosos y soleados.

El equipo integrado, entre otros, por Drew Gentner y Peeyush Khare, de la Universidad Yale en Estados Unidos, observó que bajo ciertas condiciones ambientales los asfaltos comunes producen complejas mezclas de compuestos orgánicos, incluyendo agentes contaminantes peligrosos.

Décadas de investigaciones y reglamentos sobre las emisiones de los vehículos con motor de combustión y sobre las de otras fuentes relacionadas con la combustión han dado lugar a una mejora de la calidad del aire urbano en muchas naciones del mundo. Sin embargo, estudios recientes han aumentado la sospecha de que mientras que esos esfuerzos tuvieron éxito, fueron pasadas por alto numerosas fuentes no relacionadas con la combustión, que con el tiempo se han convertido en importantes contribuyentes de compuestos orgánicos problemáticos. Estos pueden conducir a la formación del aerosol orgánico secundario, uno de los principales contribuyentes de la materia particulada PM2.5, un importante agente contaminante atmosférico que comprende partículas de 2,5 micrómetros de diámetro o menos, que tienen efectos negativos significativos en la salud de la población.

Los investigadores recogieron asfalto y lo calentaron a diferentes temperaturas. Uno de los principales hallazgos es que a temperaturas lo bastante altas, como las que en verano son típicas en gran parte de Estados Unidos y en otros países, los productos que contienen asfalto emiten mezclas de compuestos orgánicos al aire.

En los experimentos, después de algún tiempo las emisiones a temperaturas veraniegas se nivelaron, pero persistieron a un ritmo constante, lo que sugiere que hay emisiones continuas y a largo plazo del asfalto durante una parte de cada año.

Los autores del estudio también examinaron lo que sucede cuando el asfalto se expone a una radiación solar moderada y vieron un salto significativo en las emisiones (hasta un 300 por ciento para el asfalto de las carreteras). Ello demuestra que la radiación solar, y no solo la temperatura, puede aumentar las emisiones.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario