Buin Zoo presenta a Atanasio: La cría de rinoceronte blanco nacida hace pocos días

Este miércoles, el Buin Zoo presentó a Atanasio, el primer rinoceronte blanco que nace en Latinoamérica en medio de la pandemia del coronavirus.


El nuevo integrante del zoológico nació el pasado 5 de julio, después de un proceso de parto que duró aproximadamente cinco horas, mientas que el animal pesó 75 kilos.

Según cuentan desde el Buin Zoo, las primeras horas de vida fueron acorde al comportamiento habitual de esta especie, lo que dejó tranquilos al equipo veterinario.

Casi una hora después de su nacimiento se puso de pie y horas más tarde tuvo su primera lactancia, procedimientos en los que no fue necesaria la intervención de los cuidadores.

Con el paso de los días, Atanasio y Hannah, su madre, establecieron un vínculo que le ha permitido al recién nacido desenvolverse de manera más natural.

Mientras que el padre, Oliver, se mantendrá alejado de su familia por al menos un mes, periodo destinado para que la madre pueda resguardar los primeros días de su cría.

En busca de padrinos para Atanasio

Actualmente, el Buin Zoo lleva cuatro meses sin atender al público por la crisis sanitaria, lo que ha dificultado la obtención de recursos para mantener a los animales.

Dado este escenario, en un comunicado, el zoológico señaló que “toda la gente que quiera apadrinar a Atanasio y ayudar así a la mantención de su familia, podrá hacerlo ingresando a www.buinzoo.cl, eligiéndolo entre los distintos ejemplares que están en busca de padrinos mientras dura este cierre momentáneo”.

“La familia completa de rinocerontes consume anualmente 1.500 fardos de ballica, lo que hace de su alimentación uno de los ítems más costosos en la mantención completa de los cuatro rinocerontes con los que hoy cuenta el parque (alimentación, personal de bienestar animal y enriquecimientos ambientales, controles veterinarios, entre otros)”, complementó.

La importancia de su nacimiento

Además de nacer en plena pandemia, la llegada de Atanasio se enmarca un momento crítico para la especie, ya que el rinoceronte blanco está amenazado de extinción.

De hecho, se estima que en el mundo hay entre 17 mil y 19 mil de estos animales y solo 743 de ellos están bajo el cuidado humano en zoológicos.

Lamentablemente, su tasa de mortalidad es de más de mil ejemplares por año, aproximadamente, en vida silvestre, cifra que está influenciada por la caza indiscriminada y la destrucción de su hábitat natural.

“La contribución que Buin Zoo puede hacer con este ejemplar para formar una nueva pareja de una especie tan amenazada es gigante. Como antecedente, suele ser raro reproducirlos en parques cuando hay sólo una pareja y en muchas ocasiones es necesario más de un macho para estimular la competencia”, indicó el Buin Zoo.

“El hecho de haber logrado reproducción en Buin Zoo con una sola pareja (Hannah y Oliver) da cuenta de las excelentes condiciones de bienestar que se entregan a los animales para generarles un ambiente óptimo, reflejándose esto en el éxito reproductivo”, se agregó.

En ese sentido, la entidad indicó que es difícil repoblar el mundo con rinocerontes blancos, debido a su extenso ciclo reproductivo: “Después de un periodo de gestación de año y medio nace una sola cría, a la que la hembra tendrá que amamantar durante al menos un año más, periodo tras el cual puede volver a aparearse. En definitiva, una pareja de rinocerontes puede dar a luz –en el mejor de los casos- a sólo 1 ejemplar cada 3-4 años”.

La historia de Oliver y Hannah

La relación entre ambos padres se remonta a 2013, cuando se concretaron sus llegadas desde Sudáfrica con solo dos años de vida.

ablturismo.com

Artículos relacionados

Deja un comentario