Verano con mascotas: lo que debes saber antes de reservar tus vacaciones

Viajar con mascotas es algo muy común y este verano no será una excepción para ello, así que te damos unos consejos para viajar con tu perro en vacaciones.


El verano de 2020 ya está muy cerca y aunque parece que va a ser un poco diferente al resto, sabemos que vamos a disfrutar de las vacaciones como siempre. Y en ese esperado viaje queremos estar acompañados por nuestra mascota, como siempre. La presencia de nuestro perro es un aliciente que siempre tenemos en cuenta y vamos a ofrecerte unos consejos para viajar con mascota este verano.

Documentación

Recuerda que nuestra mascota es de la familia y eso quiere decir que, como todos nosotros, ha de llevar al día su documentación. La principal es la cartilla de vacunación, en la que además de todos los datos del perro se ha de llevar el registro de vacunación al día.

Es importante no soltarlo y cumplir con todas las normativas de seguridad para no tener ningún susto. En un entorno conocido el animal puede volver a casa, aunque quizá le cueste un tiempo orientarse. En un lugar extraño se perdería y sería muy difícil volver a encontrarlo. El chip es importante, así que no hay que viajar con animales que no lo tengan.

Cada vez hay más establecimientos pet-friendly, hoteles, apartamentos y otros alojamientos en los que los animales son bienvenidos y que los recibirán con todo el cariño. Hay que recordar que en muchos se cobra un suplemento por alojar al animal. También hay que tener en cuenta las normas de cada establecimiento, que pueden cambiar de uno a otro.

Viaje en tren y avión

Cada medio de transporte tiene sus particularidades para viajar con mascotas. En coche los perros pueden ir en su transportín, a los pies de los pasajeros de la parte trasera. También pueden ir con un arnés colocado en los anclajes del cinturón de seguridad de los asientos traseros.

En tren o avión ha de ir en el transportín y si tiene un tamaño pequeño, de hasta 8 kg, pueden viajar junto al pasajero. En el caso del tren, el animal pagará su propio billete, aunque no podrá ocupar un asiento. Deberá viajar en la bandeja de equipaje o a los pies del viajero.

En el caso de un viaje en avión es similar, aunque si se trata de un animal de mayor tamaño deberá viajar en la bodega de carga. En este caso, hay que habilitar un comedero y agua para que su confort esté garantizado. En lo que respecta a un viaje en barco, alguna compañía tiene una zona habilitada para este fin, aunque es más extraño contar con ello.

Es importante conocer todos los requisitos del medio de transporte con antelación para no encontrarse con sorpresas. Ante la duda sobre el confort de nuestra mascota en el viaje, es mejor no llevarlo y contemplar la posiblidad de dejarlo en alguna instalación donde pueda pasar esos días de manera confortable.

porconocer.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *