Perú: Mirando hacia adelante

Ingresamos a una nueva prórroga de la cuarentena, que confiamos permitirá aplanar la curva. En paralelo, se vienen implementando medidas para lo que será el largo proceso de reactivación. Propuestas que, estamos seguros, irán afinándose con la retroalimentación de los sectores empresariales más afectados.


Si bien lo urgente e inmediato necesita ser atendido, sería un grave error limitar la planificación a un horizonte corto. Primero, porque la recuperación tomará tiempo. No será una carrera de 100 metros, sino de resistencia. Segundo, cuando volvamos a la “normalidad”, muchas cosas serán distintas que antes de la pandemia y debemos estar preparados.

Para el turismo, el sector más golpeado por esta crisis, cuando la emergencia se levante y reabran las fronteras (serán varios meses durísimos), empezará un nuevo desafío. Los estándares sanitarios serán más exigentes y el distanciamiento social, la norma. ¿Cómo adecuarnos, si en los aeropuertos regionales las pequeñas salas de embarque no permiten guardar distancia? ¿Y qué hay de Machu Picchu, con la aglomeración para subir a los buses que llevan a la ciudadela? Adaptamos nuestros destinos o quedaremos fuera.

Las potencias turísticas saldrán muy agresivas a recuperar mercado. La ventaja la tendrán los países que además de excelentes atractivos, tengan excelente infraestructura, nuestro talón de Aquiles. Por ello, necesitamos impulsar un ambicioso plan para construir aeropuertos, carreteras, teleféricos, adecuar puertos para recibir cruceros. El Gobierno debe incentivar la inversión en infraestructura.

Así generará empleo para ayudar a muchos peruanos que perderán el trabajo durante la pandemia, a la par que mejorará la competitividad del país. No esperemos a salir de la emergencia. ¡El futuro debemos planificarlo desde hoy!

peru21.pe

Artículos relacionados

Deja un comentario