Este es el velero más precioso del mundo

Halcón Maltés, ese es su nombre en los mares. Una embarcación que despierta deseos de aventura náutica.


Es tiempo de sacar a volar la imaginación, pronto los mares volverán a llenarse de grandes navegantes y veremos embarcaciones maravillosas desde los puertos de Los Cabos a Miami, de Marbella, Niza o Estambul. Hace unos meses vimos en el puerto de Tenerife una gigante del mar, una silueta sobrecogedora, el que dicen que es el velero más caro del mundo, Halcón Maltés. Sus 88 metros de eslora confirman su grandeza. Su destino el Caribe. Una travesía privilegiada.

Para empezar, tiene un sistema revolucionario de navegación, con tres mástiles que actúan de manera autónoma donde rotan, las velas desplegadas. Todo un espectáculo. Impresiona ver los 2,400 metros cuadrados de tela luchan con el viento para que vuele el Halcón. Cuando uno ve el despliegue de cubierta, sus quince velas enrollables, se piensa en la enorme tarea que tiene la tripulación, no hay descanso entre plegar y desplegar velas, pero el proceso es milagrosamente veloz, sólo tarda 6 minutos en desplegar toda su fuerza para vencer al viento.

Otro dato de este gigante del mar se puede manejar con dos tripulantes, el que lleva el aparejo y el que maneja el timón. A este gigante, no le hace falta un ejército. Eso sí es un juguete caro de mantener, tiene capacidad de cien mil litros de gasoil, por si el viento no tiene ganas de empujar. El origen de este velero es de Perini Navi y fue encargado por Tom Perkins, empresario de Silicon Valley. El yate fue construido en astilleros de Tuzla, en Turquía, en 2006. Malta fue su primer destino en aguas del Mediterráneo.

Con un valor cercano a los 90 millones de euros, lleva unos cuantos años peleando por ser la reina de los mares, no solo por ser el más valioso, también por el más grande, pero Eos, otro yate con el que compite tiene 93 metros, aunque con rigor el Halcón es más largo en cubierta. Hay un tercer yate que zanja las disputas es el “A”, el nuevo yate de Andrey Melnichenko que mide 143 metros de eslora.

El valor del Halcón es su maniobrabilidad, ágil con una gran capacidad de manejo, como ninguna de su tamaño. Puede alcanzar una velocidad de 18 nudos y sus 3,000 millas náuticas de autonomía son toda una garantía. Parece que el proyecto de esta obra maestra empezó a gestarse en 1958, un sistema innovador que tuvo que esperar muchas décadas para ver la luz. Tiene una cubierta principal, una cubierta inferior y el puente de mando, su mástil tiene unos 58 metros.

Perfectamente equipado, el privilegio de navegar en este yate está reservado para los ocupantes de sus seis camarotes suites, caben 12 personas y tiene dos camarotes más para invitados. Acabado elegante en madera y un trabajo impecable del arquitecto británico Ken Freivokh. Cerca de 1,000 metros cuadrados para disfrutar de salones, estudios, y zonas deportivas, toboganes acuáticos y red portable anti-medusas.

Al interior la embarcación posee equipos de snorkel, un gimnasio completo con cinta de correr y elíptica una bicicleta estática, una sala de fitness, una máquina multigym y juego completo de pesas. Dispone de algunos juguetes como Yamaha jetski, tablas de windsurf, lanchas, motos náuticas, equipos de propulsión submarina. Un pequeño paraíso sobre el mar que se pasea de continente en continente, pero cuando despliega sus velas en el horizonte esta nave demuestra que es la reina del mar.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario