Así vivió el mundo La Hora del Planeta 2020 en medio del Covid-19

El sábado 28 de marzo se celebró La Hora del Planeta. Entre las 8:30 y 9:30 p.m. se apagaron las luces de algunos hogares, negocios, edificios y monumentos como símbolo de la lucha contra el cambio climático. Algunos países aprovecharon para enviarle un mensaje de agradecimiento al personal de la salud que lucha por salvar y curar a los contagiados por el Covid-19.


La Hora del Planeta es la campaña de la ONG World Wide Fund for Nature (WWF) que más personas ha movilizado en la historia a nivel global por una misma causa. La iniciativa comenzó en el año 2007 en Sídney, Australia, para tomar una posición frente al cambio climático. Más de una década después, se sigue celebrando el último sábado del mes de marzo, de 8:30 p.m. a 9:30 p.m. La campaña invita a las personas, a los principales íconos arquitectónicos en el mundo, a las organizaciones y a las empresas a apagar la luz durante esta hora.

La Hora del Planeta, que nació como un gesto simbólico para llamar la atención sobre el problema del cambio climático, se ha convertido con los años en un movimiento mundial del que ya forman parte miles de ciudades de 188 países, que en pasadas ediciones apagaron más de 17.000 monumentos y edificios emblemáticos.

Debido a las circunstancias actuales que enfrenta el mundo por la crisis del coronavirus, la Hora del Planeta se celebró este año desde casa y sin actos multitudinarios. WWF pidió salir a las ventanas y lanzar en señal morse con linternas el mensaje ‘Apaga la luz.Todo irá bien’.

Las Naciones Unidas (ONU) también hicieron un llamado a las personas a unirse a esta campaña, invitándolos a tomarse un momento para honrar a los que están en la primera línea de la pandemia. “Cuidémonos a nosotros mismos, a los demás y al planeta”, escribieron en su cuenta de Twitter.

Diversos países se sumaron a la iniciativa y en medio de la alerta por la pandemia del Covid-19, aprovecharon para enviar un mensaje de agradecimiento a todas aquellas personas que trabajan diariamente para evitar una crisis mayor. El famoso Puente de las Cadenas en Budapest, Hungría, por ejemplo, antes de apagar sus luces se iluminó de blanco para mostrar el aprecio por los trabajadores de la salud durante el brote de la enfermedad.

France24

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario