19 quindianos desarrollan componentes innovadores para sus empresas

El 20 de marzo presentarán sus iniciativas como parte de la culminación del programa Alianzas para la Innovación.


Alianzas para la Innovación es un programa resultado de la unión de Colciencias, Confecámaras, las cámaras de comercio del Eje Cafetero y la Universidad Autónoma de Manizales, UAM, que tiene por objetivo impulsar las ideas de negocio diferenciales. 19 emprendedores del Quindío se sumaron a este proceso para potenciar sus empresas.

Catalina Castaño Muñoz,  de la Unidad de Emprendimiento de la UAM, señaló a LA CRÓNICA que esta convocatoria estuvo abierta para cualquier emprendedor, y participaron sectores como turismo, alimentos, productos, entre otros.

“El programa cuenta con varias fases, actualmente se desarrolla la quinta, que tiene varias etapas: cuatro sesiones grupales para abordar temas como pitch y prototipo de sus productos o de los procesos que estén desarrollando en la organización de su empresa, con el fin de que el 20 de marzo, que es cuando cierra el programa, ellos hagan la presentación de lo que vinieron trabajando desde el inicio”. Indicó que durante dos meses lo que buscaron fue que los emprendedores tuvieran cuatro sesiones grupales o más, cada una de 8 horas, además se les dan herramientas que pueden implementar en las empresas para sacar innovaciones. También tuvieron asesorías personalizadas entre una y cuatro horas.

“Uno puede innovar, no solo creando un producto nuevo, sino, por ejemplo, en el proceso de la empresa disminuyendo el tiempo de trabajo al momento de la producción de algo”, advirtió Castaño Muñoz.

Innovaciones en café, alimentos y turismo

Luzelida Caballero Rojas Fundadora de Daluzed Productos Alimenticios.

“Estamos haciendo el prototipo de un empaque para palitos de queso. Ya llevamos 10 años de tradición en Armenia y queremos hacer una presentación que sea amigable con el medio ambiente y llegarle a otro nicho de mercado como el turista. De la mano con el Sena hemos hecho encuestas y dando a conocer el producto para saber cuál es su aceptación. El prototipo es amigable en un 70 %, nos falta seguir trabajando para que sea 100 % papel de caña de azúcar, que es a lo que queremos llegar”.

Además, Daluzed, en compañía con una empresaria de Santa Rosa de Cabal, crearon una torta genovesa con cascaricafé. “Está empezando a tener muy buena aceptación en el mercado, es algo novedoso. Además ayudamos a los caficultores, que a veces no son tan tenidos en cuenta y esto puede ser un valor agregado para que generen mayores ingresos”.

Sobre el programa, Caballero Rojas dijo que significó para ellos felicidad por todo el conocimiento que han adquirido para darse cuenta y darle la importancia a productos que a veces no la tienen por el afán del día a día.

“Ha sido una experiencia maravillosa y es un orgullo decir: estoy estudiando. Ve uno las cosas diferentes, las oportunidades. No hay palabras para dar las gracias a los capacitadores, empresarios que nos compartieron sus testimonios tan bonitos con los que nos identificamos”. Luz Nelly Díaz, gerente de Finca del Café.

 “El producto no tiene el nombre definido. Es la cascarilla seleccionada del café más maduro, se recoge, se seca naturalmente al sol y con ella luego preparamos infusiones, es decir, como un té. Queda delicioso, nutritivo y energizante, es natural y no tiene preservativos. El producto ha tenido una aceptación increíble”.

Sobre el programa precisó que le han quedado muchas herramientas como manejar un pequeño discurso que permita emocionar a la gente con sus ideas de negocio, además de seguir un proceso ordenado para la comercialización y distribución para que sea exitoso en el mercado. “Nos han guiado muy bien, además de conocer los requisitos en producción como la certificación de un lote”.

Juanita María Jaramillo Pérez, encargada del área de mercadeo y ventas de Bosques de Cocora Donde Juan B.

“Nosotros hace aproximadamente 10 años venimos haciendo el ritual de la siembra de palma de cera en el Valle de Cocora, donde el  turista ingresa, siembra el árbol, hace un sendero de 9 estaciones acompañado de un ecologista. El programa innovador que estamos pedaleando es poder tecnificar ese proceso, que el turista tenga una manera de geolocalizar la palma que deja sembrada para que pueda hacerle un seguimiento una vez regrese a su lugar de origen. Estamos recibiendo muchos extranjeros que hacen este ritual y solo nos queda su firma plasmada en un papel y la idea es que el visitante pueda, en un futuro, regresar con su descendencia y ver la palma que sembró en años atrás”.

Sobre la experiencia académica relató: “Uno muchas veces tiene sueños y no sabe plasmarlos en un proyecto y tener una meta real. Tuvimos cerca de 5 asesores expertos de todo el país. En este momento llevamos cinco talleres que han sido muy productivos porque hemos podido plasmar la idea en el paso a paso, saber explicarla, venderla y llevarla a la realidad”.

cronicadelquindio.com

Artículos relacionados

Deja un comentario