Una tradición cubana, souvenirs

Las memorias, los recuerdos… eso siempre nos queda de nuestra tierra. Cuando residimos en otros lugares siempre tenemos presente en nuestra vida, ese pedacito que es Cuba… esas costumbres, esas tradiciones, esa taza de café mañanera, esos aires coloquiales y de camaradería usual de los cubanos, esos balcones con sábanas recién lavadas, esos paisajes de película…


Y como adoramos tanto nuestro pedacito de tierra caribeña rodeada de mar, no es de extrañar que también nos encante llevarnos recuerdos esas veces que regresamos de vacaciones a reencontrarnos con familiares y con amigos. Memorias materiales que nos ayuden a evocarlo. Y es que a la mayoría de los cubanos nos gusta exhibir nuestra procedencia, aunque vivamos en Europa, o en la mismísima Luna.

Además, también nos gusta mucho mostrarle a las personas que nunca han conocido Cuba, detalles que representen a nuestra tierra, esas pequeñas cosas por las que es reconocida. Por ello, casi siempre nos llevamos recuerdos y souvenirs tanto para nosotros como para regalar a otras personas.

Los souvenires usualmente se caracterizan por poseer un valor sentimental, o por ser un símbolo y a la vez una memoria de experiencias y costumbres del país o de una ciudad específica. Por eso, lo mejor es comprar objetos hechos por artistas locales que destaquen y que no sean producidos en ningún otro lugar del mundo.

Por ejemplo, los populares tabacos cubanos son típicos del país y a la vez son reconocidos como marca mundial. Ellos constituyen un excelente souvenir. Los cigarros y tabacos como el Cohiba o el Montecristo son algunos de los más cotizados, pues son más baratos y llevan consigo el auténtico sabor cubano, además,  se pueden complementar con otros souvenires que también se comercializan mucho, como encendedores y humidores decorados con detalles de la Isla.

El ron cubano es también reconocido y gustado, por lo que es un buen regalo para nuestras amistades. Una botella de ron de las mejores marcas cubanas como Santiago de Cuba Añejo, Havana Club y Legendario agradará a aquellos que desean conocer un poco de las tradiciones isleñas. Además, es el presente ideal  para todo aquel que guste de un buen licor, de eso no hay duda alguna.

Y la comida de la Isla no se queda fuera de los mejores souvenirs, pues es otro buen recuerdo para llevar.

La miel cubana, que está catalogada como una de las mejores del mundo, será un excelente regalo que no solo es delicioso, sino que servirá para aliviar múltiples dolencias. Además, el café y el chocolate que se producen en la Isla también se destacan y pueden constituir ese detalle que tanto queremos llevarnos.

Por otro lado, una pieza de arte local es igualmente un souvenir muy cotizado, pues constituye un recuerdo, una memoria placentera de los detalles habituales de Cuba. En Cuba se comercializan piezas de arte encantadoras que van desde tallas de madera o de cerámica sobre la bandera cubana, los almendrones (autos típicos de Cuba) y los paisajes, hasta pinturas sin marco que engalanarán cualquier habitación.

Igualmente en Cuba existen muchísimas tiendas de venta de souvenirs tradicionales que ofertan a los visitantes las más clásicas tradiciones isleñas hechas arte. Imágenes tradicionales o frases de personas y lugares engalanan bolsos, esculturas, llaveros, camisetas y otros muchos objetos que podemos comprar como recuerdo.

Hay excelentes lugares en Cuba, sobre todo en La Habana, la capital cubana, que comercializan todo tipo de souvenirs a precios módicos. Los principales sitios de venta de estos artículos están en las zonas más céntricas de la ciudad y en muchos de estos locales se venden artesanías muy especiales que muestran símbolos de la identidad cubana en todas sus esferas.

Uno de los más grandes centros que comercializan excelentes artesanías es el  Centro Cultural Antiguos Almacenes de Depósito San José, que se encuentra en la Avenida Alameda de Paula, cerca del Puente Flotante y frente al Antiguo Almacén de la Cerveza y el Tabaco, en la Habana Vieja.  Allí, cuatro largas naves recogen pinturas y todo tipo de obras de arte cuyo tema esencial es, simplemente, la cubanía, mediante el reflejo de almendrones, tabacos, la bandera cubana, la religión afrocubana, la arquitectura y muchos otros.

Se comercializan allí además, adornos de barro, llaveros, carteras, ropa tradicional cubana como la famosa guayabera y collares, aretes, y adornos bellísimos hechos de diversos materiales como plata, cobre, perlas de río y otros. Muchos de estos souvenirs llevan inscrita la palabra Cuba o quizás alguna frase alegórica a la Isla.

La Feria de La Rampa, ubicada en la calle 23 del Vedado capitalino, muy cerca del Hotel Nacional de Cuba es también un excelente lugar para adquirir recuerdos de Cuba. Allí se pueden obtener sobre todo, tallas de madera y cerámica que igualmente reflejan símbolos cubanos y muchos adornos que pueden constituir un regalo de lujo.

Además de estas ferias que tienen un carácter permanente, también en muchos lugares, sobre todo de la Habana Vieja como el popular Boulevard de Obispo, hay  pequeños portales y pasillos donde también se venden artesanías. Allí se pueden adquirir los más disímiles objetos, desde camisetas y gorras con logos sobre Cuba, hasta instrumentos musicales característicos de la Isla como las Maracas, tallas, llaveros y otros accesorios.

También en los hoteles hay tiendas de souvenirs, que además se encuentran en lugares céntricos de todas las provincias cubanas. Por tanto, no faltan lugares en Cuba para llevarse un recuerdo maravilloso.

caribbeannewsdigital.com

Artículos relacionados

Deja un comentario