El turismo boliviano busca remontar la crisis con inversión y proyectos

El turismo es una de las actividades más importantes en el país, no solo por su potencial y diversidad, reflejada en cada una de sus regiones, sino por su contribución en la economía, ya que produce cada año más de 100 mil empleos, entre directos e indirectos, y genera alrededor de 700 millones de dólares en ingresos, cifras que se desplomaron drásticamente debido a la crisis política y social que golpeó al país, tras las elecciones del 20 de octubre.


El impacto negativo se sintió a nivel nacional, con pérdidas que ascienden los 40 millones de bolivianos, en las actividades relacionadas al turismo.

Cochabamba, uno de los escenarios más violentos del conflicto, fue una las regiones más golpeadas y las pérdidas bordean los 10 millones de bolivianos, durante el mes que duró la crisis.

El departamento es el tercero con mayor flujo turístico de Bolivia. Alrededor de 300 mil personas, entre nacionales y extranjeros, llegan cada año a la capital gastronómica para recorrer los distintos atractivos y paisajes paradisiacos.

Duda y temor

El trópico cochabambino es uno de los destinos más elegidos en Cochabamba, pero también una de las regiones con mayor afectación en la actividad turística.

A pesar de que las operaciones todavía funcionan “a medias”, van tomando impulso, de a poco. Muchos hoteles volvieron a abrir sus puertas, aunque la afluencia de personas aún es baja.

“Hay temor de que vuelvan los conflictos y se vuelva a paralizar la zona. La sensación de temor aún está presente”, expresó Nelson Ledezma, representante del Hotel Los Cocos, en Villa Tunari.

Las pérdidas en el sector hotelero del trópico bordean los 5 mil bolivianos, durante el mes que duró el conflicto. Las cifras ascienden considerablemente si se toma en cuenta los distintos servicios turísticos que ofrece esa región.

“El flujo bajó a cero. El movimiento se paralizó totalmente. La gente que trabajaba en el hotel tuvo que irse a su casa porque la situación era insostenible por la falta de alimentos”, contó  Nelson Arnez, representante del Hotel de Selva El Puente, en el trópico.

Actualmente, todavía hay desconfianza. “La gente que quiere venir, pregunta, pero lo piensa. No confía del todo, por todo lo ocurrido”.

El sector hotelero busca activar las actividades con una mayor difusión de publicidad y el lanzamiento de paquetes, aprovechando la época de vacaciones y fiestas de fin de año.

El presidente de la Cámara Hotelera, Fidel Huanca, dijo que todo el sector  prevé repuntar y encaminar la actividad. “Esperemos que vengan días mejores”.

El departamento tiene una capacidad hotelera de  alrededor de 17.500 camas disponibles. El trópico de Cochabamba ocupa el segundo lugar, después de la región metropolitana.

La caída y el efecto dominó 

La actividad turística del departamento, en base a 953 atractivos, genera más de 7 mil fuentes de empleo directos, y se caracteriza por ser un “trabajo de hormiga”, en el que interactúan varios actores, con distintos roles y competencias.

Varios sectores hacen posible un exitoso desarrollo de las actividades en Cochabamba, entre públicos, privados, académicos y sociales, relacionados entre sí, en menor o mayor medida. Es por eso que la caída y pérdidas millonarias ocasionaron un efecto dominó en los distintos sectores que interactúan, en un marco de cooperación y participación.

En la actualidad, existen más de 1.500 empresas que prestan servicios turísticos en el departamento.

Otro de los sectores más afectados, por los conflictos, fue el sector de  guías de turismo.

Para Alberto Butrón, representante del sector, costará tiempo recuperarse y dependerá de varios factores, entre ellos la estabilidad social y económica del país.

“Somos el sector más afectado por los conflictos. Estamos sin trabajo. Varias actividades fueron suspendidas. Hay temor de los turistas del exterior”, expresó el presidente de la Asociación de Guías de Turismo de Cochabamba.

Dijo que tendrán reuniones en los próximos días para ver la manera de hacerle frente al conflicto y repuntar la actividad que está integrada por varios sectores. “Es una cadena de trabajo, entre el hospedaje, admisiones a los lugares, restaurantes, trasporte”.

lostiempos.com

Artículos relacionados

Deja un comentario