La startup chilena de turismo inclusivo elogiada por el creador de Facebook

Tras quedar tetrapléjico a los 18 años, Álvaro Silberstein decidió que sus limitaciones no le impedirían “explorar el mundo sin límites”. Hoy lidera Wheel the World, emprendimiento que busca fomentar el turismo inclusivo a nivel global, impactando a más de 10 mil personas de aquí a 2021.


Álvaro Silberstein (34) es el menor de cuatro hermanos y en su familia siempre lo apoyaron en su pasión por la naturaleza y los deportes: es fanático del rugby y le gusta acampar en distintos destinos de Chile. Para cuando partía su primer año de Ingeniería Civil Industrial en la Universidad Católica, una lesión cervical, producto de un choque automovilístico, amenazó con alejarlo de su pasión por la vida en terreno. Tenía 18 años.

El accidente provocó que perdiera la movilidad de su cuerpo, desde el pecho hacia abajo, teniendo que aprender a convivir con una silla de ruedas hasta la fecha.

“Tenía muchos sueños, muchos desafíos en mente. El accidente me dejó en una incertidumbre de no saber qué podría hacer con mi vida. Estuve hospitalizado seis meses, en rehabilitación por un año; esa situación me hizo poner en duda cómo quería empujar mi vida”, recuerda Silberstein.

Pese al panorama adverso, cuenta que en esas circunstancias “uno logra cierta confianza” para no rendirse. Con apoyo de sus cercanos, terminó la carrera para luego independizarse trabajando para diversas empresas. Incluso vivió un par de años en California, Estados Unidos, mientras realizaba un postgrado. “Así me di cuenta que viajar era súper difícil, costaba mucho desde el punto de la accesibilidad, que me impedían viajar como otras personas”, explica.

Al mismo tiempo que se integró a una rutina laboral, la necesidad de volver a explorar comenzó a resurgir. “Retomé mi vida activa haciendo deportes, de tener acceso a recorrer lugares si es que esos lugares me lo permitían, dada la accesibilidad, y si yo tenía acceso a los equipamientos para realizar esas actividades”, recuerda.

Viaje al sur del mundo

Varios años después del accidente, Álvaro Silberstein descubrió que existía la posibilidad de vivir una aventura fuera de su estado de confort, por lo que se dedicó a buscar todo tipo de oportunidades recreacionales inclusivas.

“El primer viaje que hice con mis amigos fue un paseo en auto por tres semanas por Argentina. Agarramos el auto del papá de un amigo y nos fuimos desde Santiago hasta llegar a Buenos Aires y la costa”, cuenta. Tras ver que la silla de ruedas no le impedía conocer el mundo, el ingeniero quiso un desafío mayor.

Junto a cinco amigos, se propuso como próxima meta un destino particular: ir a las Torres del Paine. “Nos dimos cuenta que nunca antes se había hecho ese viaje en silla de ruedas. Soñábamos con hacer el circuito W, que es un trayecto de 71 kilómetros de casi una semana, incluso andar en kayak”, describe.

Ante el desafío de explorar el sur del mundo, las dificultades de transportarlo por senderos y montañas implicaba contar con una silla adaptada al viaje. La única que encontraron él y sus compañeros de ruta bordeaba los 8 mil dólares, una cifra compleja de costear para el equipo.

Conseguir financiamiento para la aventura inclusiva fue el antecedente para la creación de Wheel The World (WTW), proyecto turístico que en un inicio invitaba solo a transitar por el parque natural en sillas de ruedas, con la misión de dejar una huella para que otros lo pudiesen repetir, empoderando a las personas en situación de discapacidad bajo el lema de “explora el mundo sin límites”.

La historia, que partió a fines de 2016, se hizo conocida en Chile, siendo Álvaro Silberstein el gestor de otros viajes para personas en su misma situación, replicando la experiencia en Rapa Nui, San Pedro de Atacama, Valparaíso y Pucón como primeros destinos.

Turismo inclusivo global

El sueño de recorrer Torres del Paine terminó transformándose en el trabajo de Silberstein. Hoy, Wheel The World se encarga de hacer alianzas con empresas para entrenarlos en el área del turismo inclusivo, entregando tanto el conocimiento como el equipamiento para dar el mejor servicio en los más de 25 destinos que cuentan.

El primer viaje fue en 2017 y hasta la fecha 950 personas en situación de discapacidad han tenido la posibilidad de viajar a lugares que en algún minuto se pensaban imposibles. De los turistas, un 30% son chilenos, quienes pueden elegir destinos y hoteles en más de ocho países, con presencia en México, Perú, Estados Unidos, Costa Rica, por mencionar algunos.

Sobre el emprendimiento que creó, Silberstein reconoce el aporte a dar una nueva posibilidad a ampliar los horizontes de cientos de personas. “Es sumamente gratificante, esto partió como locura y no era tan loco. La gente está agradecida de lo que hacemos”, comenta.       Luego agrega: “Gracias a eso, creamos una comunidad con personas con discapacidad, que difunden el lema de explorar sin límites, llegando a generar en Chile actividades sociales, con un programa de ciclismo, parapente y buceo”.

El impacto de WTW a nivel internacional lo ha llevado a él y su equipo de ocho personas a realizar documentales y participar de aceleradoras de emprendimientos como Google Launch. Actualmente, trabaja por levantar una ronda de capital en pro de expandir la operación a los destinos más relevantes del mundo, ampliando de 20 a 100 destinos a finales de 2021 y así impactar a 10 mil personas con ganas de pasear por nuevas rutas.

Incluso, en octubre pasado el creador de Facebook, Mark Zuckerberg destacó a WTW por su  fomento a la inclusión. En una charla para sus trabajadores, que realiza un viernes al mes, manifestó que si bien en las sesiones de preguntas y respuestas se suelen abordar las estrategias o la cultura de la compañía, también era importante mostrar una historia: ahí presentó el video de Wheel the World, luego de que fueran elegidos como parte del programa “Facebook Community Leadership”, que destaca a líderes comunitarios a nivel global que están siendo agentes de cambio.

“Nosotros somos parte de una comunidad de líderes llamada Facebook Community Leadership Program, entidad que nos prestó apoyo con financiamiento y mentoría”, explica Silberstein: “Con ellos participamos de una convención en los headquarters en Silicon Valley y, dentro de Latinoamérica, eligieron a Wheel The World para hacer un vídeo para mostrar mi historia y cómo partimos el emprendimiento en Facebook Community Voices. Justo cuando por primera vez él hizo público la transmisión de esas charlas, terminó este evento mostrándonos como ejemplo ante sus empleados. Así nos mencionó y nos difundió”.

Ante el panorama actual, Silberstein reconoce que la industria del turismo inclusivo en Chile “está en pañales”, pero agrega que su trabajo permitió “abrir los ojos de los empresarios turísticos”. Él dice: “Tenemos que pensar que hay un millón de personas en situación de discapacidad y, al mismo tiempo, existen dos millones que son directamente relacionados y que viajan junto a ellos, que tienen necesidades de accesibilidad. Debemos pensar en los nichos olvidados por el turismo”.

Si bien el impacto permite a WTW proyectar su labor durante la próxima década, el emprendedor chileno admite que “falta mucho por hacer. Pero, a medida que sigamos haciendo y formemos conciencia, lograremos que haya más inclusividad”.

latercera.com

Artículos relacionados

Deja un comentario