Estos es lo que cuesta ver la Capilla Sixtina casi en privado

El Vaticano y una empresa de turismo de lujo ofrecen una ruta casi privada, a las seis de la mañana, a partir de 3.500 euros 

El presidente del Consejo para la Cultura y de la Comisión de Arqueología Sagrada del Vaticano, el cardenal Gianfranco Ravasi, aseguró hacer unos días que es «insostenible» que 20.000 personas entren cada día a la Capilla Sixtina, y sugirió que es necesario tomar alguna medida para reducir el acceso, como ya han hecho museos como el Louvre ante la masificación de turistas.

En efecto, la Capilla Sixtina es una de las visitas clave de Roma, donde las colas son moneda común. Algunas empresas, como Civitatis, agilizan la entrada con visitas guiadas en español. Los interesados suelen llegar acompañados por cientos o miles de personas que también se esfuerzan, casi a codazos, por echar un vistazo a los famosos frescos de Miguel Angel. El poder de atracción de esta capilla del Palacio Apostólico de la Ciudad del Vaticano hace casi imposible verlos con calma y en relativa soledad…

Casi imposible. Pero no imposible.

Una agencia de viajes de lujo, True Luxury Travel, ofrece una visita casi privada al amanecer -las 6 de la mañana, antes de que las puertas se abran al público- junto a un historiador del arte como guía. No solo ofrecen un acceso exclusivo al edificio, sino que también permite a los visitantes participar en el ritual de la apertura de las 300 puertas de los museos del Vaticano y encender las luces de la magnífica Capilla Sixtina.

El lujo no es barato, claro: unos 5.200 euros.

Ojo: no es la única opción. También se puede reservar una visita directamente con el Vaticano. La propuesta de True Luxury Travel añade un día completo de actividades en el Vaticano después del desayuno, incluida la comida y un recorrido por la Basílica de San Pedro. Pero si solo quiere ver la Capilla Sixtina, la propuesta del Vaticano es más barata: 3.500 euros por el acceso temprano, 170 por el guía turístico, 21 por la entrada al museo y 17 por el desayuno. En total, 3.708. Como máximo, en este grupo participan 20 personas.

Los Museos Vaticanos siempre suele estar en el top 5 de los museos más populares del mundo. En 2018 recibieron 6.756.000 visitas (en 2017, 6.427.000).

Miguel Ángel, enrolado por el Papa Julio II «a punta de arcabuz» para pintar la bóveda de la Capilla Sixtina, trabajó absolutamente sólo, atormentado, y con frecuencia dolorido por el esfuerzo y las incomodidades. Al cabo de contratiempos, penalidades y amarguras sin cuento, consiguió terminar la obra al finalizar octubre de 1512, de modo que Julio II pudo inaugurar la capilla el día de Todos los Santos, uno de noviembre del 1512. La bóveda de la Capilla Sixtina es una empresa sobrehumana, casi divina, y se comprende el éxtasis que sigue despertando en el espectador al cabo de más de 500 años.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario