Deportes extremos ponen en riesgo biodiversidad de lagunas del Cajas

El motocross, el ciclismo y el uso de polaris se han incrementado en el macizo, contaminando los páramos con aceites o dañando la vegetación. En este sitio existen 4.265 lagunas, entre grandes y pequeñas que son vigiladas diariamente. 

La contaminación y daño al páramo de zonas cercanas al Parque Nacional Cajas, en las afueras de Cuenca, preocupa a las autoridades de la Empresa de Telefonía, Agua Potable y Alcantarillado, (ETAPA), como también a los ciudadanos.

Según el biólogo Pablo Mosquera, encargado de los estudios dentro del Parque Nacional Cajas, el macizo tiene problemas, ya que existen personas que usan el páramo para realizar actividades deportivas con motos, cuadrones, bicicletas y hasta con polaris.

A decir del biólogo, estas personas no solo dañan la naturaleza, como es la flora, sino también contaminan con aceites los ríos que luego abastecen a la ciudad de Cuenca. “Las huellas de una moto pueden quedar por unos 40 años”, indicó el funcionario de ETAPA.

“Hay impactos nuevos. Si bien en el Parque Nacional no está permitido, en la parte alta de la Cuenca del Yanuncay, de la cuenca del río Tarqui, existen estas actividades”, dijo.

Para Mosquera hay actividades continuas “y están acabando con la capacidad de retención en las zonas altas”, indicó. “Debe haber conciencia por parte de los infractores. Se puede poner muchas normas, pero si quieren romper las mismas, lo hacen fácilmente”, recalcó y agregó que estas actividades se realizan todos los días. “Hay gente que llega en moto todos los días y no solamente los fines de semana”, puntualizó.

Las lagunas son cuidadas

En el Parque Nacional Cajas existen 4.265 cuerpos de agua, es decir, 14 cuerpos de agua por kilómetro cuadrado. También existen 240 lagunas con una extensión mayor a una hectárea, como la Luspa, Toreadora y Llaviuco; el resto es menor a una hectárea.

Según el biólogo, la laguna de Luspa tiene 66 hectáreas de espejo de agua, pero la laguna más profunda es la llamada Osoguayco, que tiene 78 metros de profundidad.

La laguna Luspa alimenta al río Miguir, luego al río Cañar, el mismo que desemboca en la costa ecuatoriana, mientras que las aguas de la laguna Llaviuco forman el río Tomebamba, que luego llegará a Cuenca y que abastece los tanques de agua potable para esta ciudad.

Por ahora los lagos mantienen su vitalidad en el Cajas, sin embargo, hay elementos que pueden cambiar sus características, como los incendios forestales, los mismos que liberan muchos nutrientes al agua, cambiando su calidad y el avance de las zonas agrícolas, además del cambio climático. Según los estudios realizados, el Parque Nacional Cajas almacena alrededor de 174 millones de metros cúbicos de agua y se ha convertido en la esponja que retiene los líquidos.

Para Ronal Quiroz, guía y emprendedor de turismo en Cajas, este lugar es el de mayor biodiversidad que existe en Ecuador y, por consiguiente, se han levantado sitios para que los turistas puedan visitar, pasear y apreciar la flora y fauna que existen. “Acá tenemos lagos, montañas, una flora única en esta parte del país. Acá está el viejo camino de García Moreno, entre otros atractivos”, señaló. En el Parque Nacional Cajas, la flora y la fauna son elementos protegidos, pero en el macizo los ciudadanos realizan actividades deportivas.

eltelegrafo.com.ec

Artículos relacionados

Deja un comentario