Cehat prevé una caída de la rentabilidad en la temporada de invierno

Un 26,3% de los hoteleros considera que los precios pueden ir a la baja en los próximos meses 

Las previsiones la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) son “menos optimistas” que otros años ya que, aunque consideran que se mantienen los crecimientos respecto a las cifras de 2017, algunos empresarios reconocen que por primera vez en tres años tendrán menos pernoctaciones que en años anteriores. Así al 66% que confía en mantener el número de sus huéspedes, otro 25% prevé incluso que descenderán.

Además, aunque un 64% considera que los precios se mantendrán iguales por primera vez un elevado 26,3% considera que los precios podrían ir a la baja en los próximos meses.

Esta pérdida de rentabilidad estaría basada sobre todo en caída de ingresos y de costes. Así el 40% de los hoteleros encuestados considera que sus costes e ingresos van a empeorar impactando negativamente en la rentabilidad del sector y anticipar un posible cambio de tendencia.

“La venta hotelera este invierno va más lenta que el pasado año, pero no va mal. No obstante entendemos que hay que tener prudencia y moderación y atención prioritaria a o que pueda ocurrir a partir de abril y mayo sobre todo de cara al verano", ha alertado el presidente de la patronal hotelera, Juan Molas, quien reconoció la ayuda que supone la recuperación del consumo nacional. 

No obstante, confían en que se repita la buena temporada de esquí registrada el pasado año, acompañada de una buena previsión meteorológica sí como de las inversiones en promoción y renovación que ha realizado la planta hotelera en la mayoría de los complejos de nieve de país. El turismo de negocios y congresos también registrará una buena temporada con incrementos tanto en participantes como en número de eventos.

Moderado crecimiento en el turismo

Por otro lado, Cayetano Soler, socio responsable de Turismo, Transporte y Servicios de PwC, manifestó que “continúa un moderado crecimiento de las expectativas de la actividad turística, sostenido por un crecimiento del gasto turístico y condicionado, principalmente, por varias circunstancias exógenas. La más importante es el buen comportamiento del segmento de negocios y MICE (Meetings, Incentives, Conventions, Events) en estos meses de invierno, apuntando a la mejoría y con eventos relevantes. Le siguen un calendario laboral con festivos que empujan a un mayor consumo del segmento nacional e internacional urbano; así como el crecimiento de la demanda internacional, como consecuencia de los buenos datos macro de consumo de los principales países emisores. Y, por último, destaca la continua mejora del número de viajes a nivel global que impulsa el tráfico hacia el destino nacional”.

Por su parte, Ramón Estalella indicó que están “menos optimisntas que en años anteriores” pero según su opinión conseguir igualar los números de 2017 y 2018 será un éxito y todo parece indicar que vamos a ser mucho más dependientes de las reservas de última hora, las cuales estarán muy condicionadas por la capacidad aérea y la estabilidad económica de los países emisores.

Fuente: agenttravel.es

Artículos relacionados

Deja un comentario