Chile será el segundo país con impuestos aéreos más bajos de Latinoamérica

Esta semana, el Gobierno puso el pie en el acelerador con miras a concretar una iniciativa, conocida hace más de un mes y que varios viajeros echaron de menos durante las Fiestas Patrias: la rebaja de tasas de embarque aéreas.

Calificado como uno de los proyectos estrella del Ministerio de Economía, las gestiones para echar a andar la iniciativa fueron encabezadas por el propio ministro José Ramón Valente, que el martes 25 de septiembre se reunió con el contralor Jorge Bermúdez para abordar el que hasta ese minuto era un proyecto. Dos días después, el ministro Valente anunció la materialización de la rebaja de los derechos de embarque que empezará a regir esta semana.

Toma razón de Contraloría

El jueves, la Contraloría tomó razón del decreto y ahora resta su publicación en el Diario Oficial -“lo que puede tomar hasta cinco días, máximo”, explica el ministro Valente-, para que se haga efectiva de manera inmediata.La medida, que regirá para las tasas de embarque de vuelos nacionales e internacionales, se implementará de manera gradual en tres años.Para las tasas domésticas se decreta una rebaja inmediata de 20%, y el valor pasa de $7.592 (para los vuelos con una distancia mayor a 270 km) a $6.074. A este monto se agregará una rebaja de 10% en 2019 y otra de 10% en 2020, para quedar finalmente en $4.920. Para las tasas de embarque internacionales, la rebaja inmediata es de US$ 4 para dejar el cobro en US$ 26 este año, y habrá rebajas sucesivas durante los próximos dos años, para quedar finalmente en US$ 24 en 2020.¿Cómo quedará Chile comparado con el resto de la región con estas rebajas?

Chile en segundo lugar

Al comparar las tasas de embarque internacionales de 10 naciones latinoamericanas -considerando solo la rebaja inmediata, a US$ 26 en embarques internacionales-, el país será el segundo más barato de la región, después de Bolivia (US$ 25).Claro que la situación es distinta si se mira el impuesto en vuelos domésticos, pues solo si se considera la rebaja inmediata (el equivalente a US$ 9,16), Chile se ubicará sexto, según un análisis de la Cámara de Comercio de Santiago. Esto, pese a que aquí no se aplica IVA a los pasajes aéreos. De hecho, si se descontaran los impuestos de los países que sí lo cobran, la tasa de embarque doméstica nacional sería la tercera más cara de la región. El ministro Valente señala que la intención fue poner a Chile a precios de nivel promedio de la OCDE para los derechos aeroportuarios, ya que nuestro país estaba por sobre la media. “Queremos ser un país competitivo a nivel mundial, no solamente a nivel regional”, explica. La idea es además fomentar que se realicen más vuelos entre ciudades de Chile, y con el mundo, sin que sea necesario hacer escala en Santiago, agrega. CRECIÓ RECAUDACIÓN POR TASAS DE EMBARQUEPor ley, la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) es la encargada de cobrar y recaudar estos tributos y los destina en parte a su propio financiamiento y a la red primaria y secundaria de aeropuertos y aeródromos, en particular a la prestación de servicios aeroportuarios, a servicios de navegación aérea, servicios de meteorología y de seguridad operacional.Adicionalmente, una parte de las tasas de embarque se entrega al concesionario, según algunos modelos de concesión en terminales de Chile. Por ejemplo, en el Aeropuerto de Santiago, el modelo que debutó con el concesionario Nuevo Pudahuel, considera que de todo lo que recauda, incluida la tasa de embarque, entrega al Estado el 77,56% de esos ingresos, y la concesionaria se queda con el resto.

Aeropuertos con números rojos

Pero un experto en la materia enfatiza que no todos los aeropuertos funcionan así. “Hay aeropuertos que tienen números rojos, y por bases de licitación, el concesionario igual debe recibir un monto por pasajero embarcado, el que proviene directamente de las tasas de embarque”, explica en reserva un experto.Según datos aportados por la DGAC, los ingresos por tasa de embarque tanto nacional como internacional al último año cerrado (2017) sumaron $170.038 millones, US$ 256,6 millones al 30 de diciembre de 2017, lo que implicó un alza de 24% en tres años (ver infografía). Y en específico, para el período entre agosto de 2017 y agosto de 2018, el monto por las tasas nacionales creció 15%, mientras aquel por los vuelos internacionales lo hizo en 8,6%, lo que va en línea con el crecimiento de la cantidad de pasajeros transportados (de 16% y 5%, respectivamente).En total y en igual lapso, la recaudación para ambos tipos de vuelo creció 12%. Los montos conseguidos dependen directamente de la cantidad de pasajeros transportados, aunque “en el caso específico de la tarifa en dólares, influye además la fluctuación del tipo de cambio”, explican en la DGAC, Dirección General de Aviación Comercial.

Controladores aéreos en Chile

A comienzos de mes, el Colegio de Controladores de Tránsito Aéreo de Chile manifestó sus dudas sobre cómo, luego de las rebajas de las tasas de embarque, se financiarán equipos tecnológicos y de seguridad aérea -como el reemplazo de sistemas de detección por radar que están hoy obsoletos-y que se financian por las tasas de embarque.Un conocedor en reserva añade otros antecedentes: “Históricamente, la DGAC no ha podido ejecutar completamente su presupuesto anual, pues se la obliga a dejar un porcentaje relevante de este como caja para el presupuesto del año siguiente. Eso se suma a falta de recursos para personal, sistemas de seguridad y tecnología, lo que preocupa al organismo en este escenario de menor recaudación por la rebaja en las tasas de embarque”, afirma.Una visión que rebate el ministro Valente: “Por el momento, no hay necesidad de compensación” al presupuesto de la DGAC, ya que “lo que se estaba recaudando por las tasas de embarque es muy superior al gasto” que realiza la institución, afirma. Pero asegura que a futuro, “si fuera necesario, obviamente va a haber que compensar” a la institución en términos presupuestarios.Holger Paulmann, CEO de Sky Airline, indica que para la industria aeronáutica, “la seguridad es intransable y esta se rige por protocolos y fiscalizaciones de organismos internacionales, los cuales son muy estrictos y no permiten reajustar o modificar ningún criterio ni presupuesto destinado a esta”.Consultada, la DGAC, aseguró que el financiamiento del presupuesto “corresponde a otros estamentos”. El Ministerio de Defensa, organismo del que depende la DGAC, declinó referirse al tema.Latam asegura que rebaja estará “reflejada al 100% en el valor final de su pasaje aéreo”Está claro que la rebaja de las tasas de embarque es inmediata y obligatoria por ley, pero distintos actores plantean la inquietud de si las aerolíneas aprovecharán la rebaja en este ítem para subir los pasajes, en un contexto de aumento de costos como el petróleo, por ejemplo.Valente indica que si bien no se puede controlar que alguna aerolínea quiera subir sus pasajes, “la dinámica competitiva hoy en día es tan potente que no creo posible que esto ocurra”.Víctor Mejía, gerente comercial de Jetsmart, asegura que “la baja de tasas se reflejará como una reducción directa al precio total a pagar para el consumidor”, además de reforzar el enfoque low cost de la empresa, que ofrece precios “comenzando en los $2.000 en algunos mercados”.Latam asegura que “ha realizado un esfuerzo constante en rebajar sus tarifas, reduciendo incluso en el último año hasta un 46% sus valores para volar por Chile. La baja de las tasas de embarque ayudará a este objetivo”.- Nota escrita por los periodistas de Economía y Negocios Ramón Rivera y Claudia Ramírez

Fuente: ablturismo.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *