¿Puede una batería provocar la caída de un avión?

Autor: Daniela Silva

Un nuevo estudio de la Administración de Aviación Federal de EE.UU. ha revelado que pese a la seguridad y la tecnología para contener un incendio en el área de carga, el sistema de supresión de fuego podria verse superado si la batería se incendia junto a material altamente flamable.

Una serie de pruebas realizadas por la Administración de Aviación Federal de Estados Unidos (FAA) ha revelado que es posible que una batería ion de litio (también conocidas como Li-Ion) sean responsables de la caída de un avión si – hipotéticamente – ésta se sobrecalentara y provocara un incendio dentro del equipaje de una maleta registrada.

Según explican en el informe, las llamas por la batería podría superar el sistema de supresión de fuego de un vuelo comercial, y potencialmente, hacer que el avión se estrellara.

En los test de prueba, la FAA descubrió que el sistema para apagar incendios en el área de carga no lograba extinguir la batería incendiada, pero sí lograba controlar el fuego si es que se extendía a otros materiales como cartón o ropa. Sin embargo, si la batería estaba junto a una lata de aerosol o a otro material altamente flamable, era imposible que el sistema lograra detener el incendio.

Las baterías de Li-Ion son unas de las baterías recargables más utilizadas actualmente debido a su alta eficiencia energética y duración. Se utilizan en smartphones, tablets, computadores portátiles, consolas de videojuegos, cámaras fotográficas y en la mayoría de los dispositivos móviles.

Si bien son muy confiables, algunas veces experimentan problemas que causan que se sobre calienten a tal punto en que se incendian o explotan – como fue el caso del Galaxy Note 7, teléfono que fue prohibido en todas las aerolíneas por su problema de batería.

Ya que existe este riesgo, muchas aerolíneas han comenzado a exigir que todas las baterías sean transportadas en el equipaje de mano, así, si alguna se incendia la tripulación podrá apagar el fuego, a diferencia de si el dispositivo explota dentro de la maleta de algún pasajero que le ingresó como equipaje en la bodega del avión.

El estudio fue publicado en la revista American Journal of Transportat

Fuente: La Tercera

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario