Así se crean las fragancias más sofisticadas del mundo

Perfumista en la firma de moda y fragancias Puig, Gregorio Sola nos desvela todos los misterios de la ciencia de la perfumería: el proceso creativo, cómo se trabaja un concepto con las marcas y las celebrities, cómo se seleccionan los ingredientes y otras pautas que siguen para crear un perfume.

“Cuando huelan un perfume de Carolina Herrera, debe oler a un Carolina Herrera. Debe tener el ADN de la marca dentro de su estructura; no significa que huelas el mismo ingrediente, sino que haya una coherencia olfativa en la forma de trabajarlo”, afirmó Gregorio Sola, responsable de la creación y selección de fragancias para las líneas beauty de la compañía internacional Puig. El perfumista tiene la tarea de darle una identidad olfativa a cada uno de los perfumes de las marcas y celebrities, que confían en su instinto olfativo.

La composición de un perfume

Sola reveló que el punto de partida para la creación de una fragancia puede darse por una imagen, un video o un concepto. “La composición de un perfume es la traslación de una idea de marketing, por ejemplo, ‘la tentación’ de Antonio Banderas. Es un juego de galantería, de seducción y la tentación de caer en los brazos de alguien, un concepto que tratamos de trasladar a un olor, a un aroma, y no es fácil. Para eso también debemos tener en cuenta los países y las modas, porque los gustos no son iguales. Cuando se desarrollan los valores de la marca, necesitas hacer el perfume y tener en cuenta los países a los que te diriges”, comentó. “Desde el momento que nace la idea creativa, tardamos entre uno y tres años en hacer un perfume. El año 2018 ya está hecho, y ahora estamos trabajando en 2019. Tienes que estar muy avanzado y, al mismo tiempo, continuar desarrollando los perfumes con la mejor calidad”, agregó.

Sola sostiene que la perfumería no solo es arte sino también una ciencia, debido a que siguen utilizando las mismas fórmulas que hace un siglo: “Las balanzas tienen una precisión de milésimas de gramos. Todo el sistema de aire acondicionado de nuestro perfumery center está hecho expresamente para que las balanzas no se muevan y nuestro laboratorio está bajo presión: si un frasco se derramase y hubiese un gran olor, el aire entraría y no saldría. Si estás por aquí, no hueles a perfumería, es un departamento normal”.

También se refirió a la forma que trabajan la selección y combinación exacta de los porcentajes de ingredientes de una fragancia, y explica que no necesariamente las cantidades determinen que un perfume huela más que otro: “Muchos pueden creer que para que un perfume sea más potente, hay que ponerle más cantidades de ciertos ingredientes. Es decir, si en lugar de un 10% ponemos un 12% no huele más. Nuestra tarea es seleccionar el porcentaje óptimo y elegir las mejores calidades de materias primas”.

Los ingredientes de un perfume exitoso

Desde 2014, la firma barcelonesa sigue una política de sustentabilidad para la elaboración de sus productos, lo que incluye, en primer término, la selección de materias primas naturales para la composición de sus perfumes. “Los ingredientes que utilizamos son naturales, todo lo que podamos obtener desde la naturaleza, las flores, las plantas, las hojas, las cortezas, las raíces, los frutos, las semillas, etc. En cuanto a las calidades, intentamos que sean las mejores y las más exclusivas”, expresa.

Asimismo, las materias primas sintéticas también forman parte de esta riquísima paleta de aromas que se utiliza para elaborar los perfumes. “Existen más de seis mil y son las que aportan olores nuevos. Desarrollaron una molécula para el olor a ostras a mar y así nacieron los perfumes acuosos, los marinos, que son moléculas de síntesis que generan una familia nueva. Si ponemos los acuosos con las flores, obtenemos flores de agua; lo mismo con las frutas, y obtienes el melón, la sandía o las exóticas como el mango. Nacen así todos olores nuevos, transparencias, con un frescor súper moderno que hoy incorporamos a nuestros perfumes”.

En relación a la duración de un perfume, influyen factores técnicos, químicos y artesanales: “La duración no tiene que ver con la calidad. Puedes tener un perfume que sea muy fresco y que tenga una duración inferior a cuatro horas y tener un desodorante que dure ocho horas. Aunque utilices los mejores limones o naranjas del mundo, como son volátiles, en contacto con tu piel se evaporizarán y se perderán. Nosotros utilizamos las materias primas por volatilidad, en función de la evaporación. Según pasa el tiempo, lo primero que percibes son las notas de salida, luego las notas de corazón -que son las que distingues de dos a cuatro horas- y, más allá, las notas de fondo, que es lo que se queda”.

Al ser consultado sobre qué tiene que tener una fragancia para que sea “exitosa”, explicó: “Un éxito es una conjugación de muchos factores, pero, sobre todo, tú puedes comprar un perfume una vez porque te gustó la publicidad o la botella, pero si no te gusta el olor nunca repetirás; y para que un perfume sea un éxito necesitas repetir, y eso es lo que te da realmente el olor de un perfume, por eso, es fundamental enfocarnos en la calidad y la excelencia de nuestras fragancias”.

Las fragancias de las celebrities

El creador de las fragancias de Shakira, Antonio Banderas y Ágatha Ruiz de la Prada detalla cómo articula su trabajo con las celebrities antes de lanzar al mercado la fragancia que las represente: “Trabajamos en equipo. Uno tiene una idea, pero todo el mundo te puede aportar algo interesante para tener en cuenta. Hacemos training con ellos, los voy conociendo y siempre nos aportan sus gustos y sus ideas, es la mejor manera de elaborar una fragancia. Hay un poco de ellos en cada perfume. Además, ellos son quienes finalmente huelen el perfume y lo validan. Con Shakira, por ejemplo, nos hemos reunido varias veces en su casa en Barcelona. Ella es una persona que huele muy bien, le gusta y aporta siempre su punto de vista, recuerda muy bien las cosas, tiene un olfato muy fino. Recuerdo que una vez había una nota que estábamos trabajando, era una nota de pera verde que a ella le molestaba, no le gustaba. En uno de los ensayos me dijo: ‘Todavía la tiene’, y le contesté: ‘Es que la bajé’; ‘pues no’, me respondió y, claro, tuve que sacarla”.

Fuente: elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario