Bob Dylan inaugurará el nuevo símbolo de París en medio del Sena

El último Nobel de Literatura, el cantante y compositor Bob Dylan, será la estrella en las jornadas de apertura del complejo cultural que se ha construido en medio del Sena, en la capital francesa.

Del martes 18 al viernes 21 de abril, durante cuatro días, se puede descubrir todas las facetas de la música y la arquitectura de La Seine Musicale, así como el concierto extraordinario de Bob Dylan previsto para el 21 de abril en la pre­inauguración de la gigantesca sala modular con capacidad para entre 4.000 y 6.000 personas.

Un nuevo icono cultural y arquitectónico se añadirá este 22 de abril a los muchos que París ofrece desde hace siglos.

Esta vez se trata de un revolucionario proyecto arquitectónico que aprovecha la Isla de Seguin, en el oeste de la ciudad, a no mucha distancia de la Torre Eiffel, para crear una auténtica ciudad de la música, con 35.000 metros cuadrados de extensión, con un auditorio con 1.150 asientos, que se dedicará principalmente a la música clásica, una gran sala polivalente con capacidad para 4.000 personas sentadas o 6.000 de pie, un estudio de grabación, espacios para las empresas, tiendas y un gran jardín de 7.200 metros cuadrados.

El arquitecto japonés Shigeru Ban y el francés Jean de Gastines han diseñado un revolucionario proyecto, sobre los antiguos terrenos que ocupaba una fábrica de Renault, que contempla una gigantesca bóveda de 800 metros cuadrados y destaca sobre el conjunto de edificios, permitiendo que desde el auditorio pueda contemplarse las vistas del Sena y sus alrededores.

Todo el plan urbano de la isla ha sido diseñado por Jean Nouvel. El costo anunciado es de 170 millones de euros, de los que 120 son fondos públicos. La entrada al complejo está presidida por una monumental puerta de cristal, un modelo único en el mundo por su tamaño, con 10 metros de ancho y 10,5 metros de altura y un peso de 5 toneladas, que se abre horizontalmente mediante una unidad hidráulica.

El interior es igualmente cool: blanco y gris dominan desde el suelo hasta el techo. Sus curvas se ajustan a la forma de punta de la isla y juegan con los reflejos en el agua.

Una gran vela adornada con más de 1.000 metros cuadrados de paneles solares fotovoltaicos gira en torno a la cúpula siguiendo el curso del sol. Todo ello será el nuevo símbolo de la entrada oeste de París reflejando la ambición cultural de La Seine Musicale.

Fuente: Expreso. Redacción. T.A

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *