Beijing, una de las ciudades más contaminadas del mundo

Produce más de un millón de muertes prematuras al año.

Te quejas de la contaminación que azota a nuestro país, pero no sabes cómo viven los habitantes de la ciudad de Beijing, quienes a diario tienen que luchar contra la contaminación del aire. Y es que hasta las ventanas de sus casas dejan bien cerradas y con cinta adhesiva sobre el vidrio para evitar que ingrese una sola ventisca de aire tóxico a sus hogares.

Te puede parecer una historia ficticia o una película legendaria, donde tienes que protegerte a como de lugar de un holocausto nuclear, pero esta vez no se trata de radiación, sino de la contaminación que generan los combustibles fósiles que emiten las fábricas.

Esta es la dura historia de este país asiático que ya no sabe qué medidas tomar para evitar que el aire ingrese a su hogar. Ya no se puede confiar ni en las máquinas purificadoras de aire, porque la contaminación es tan elevada que se ha vuelto incontrolable. Y es que son niveles de 2.5 PM, cifra máxima recomendada por la Organización Mundial de Salud, las cuales son imposibles de reducir.

Sin embargo, todos los hogares tienen en cada esquina este aparato, convirtiéndolas en una fábrica de máquinas, no solo por la cantidad de equipos, sino por el sonido que emiten, el cual resulta ensordecedor. Y es que es la única arma que tienen en sus manos para evitar que el humo ingrese a su casas.

Las familias viven en un arresto domiciliario. Tanto es el miedo de contaminarse que prefieren no salir. Las madres tienen pena por sus hijos pero dicen que al menos el aire se puede respirar. ¿Cuál es la solución? Acaso, será ¿Comprar más filtros purificadores de aires? Pues, no totalmente. Los precios de estos aparatos no están al alcance de todos. Cada uno puede costar de 120 dólares a más y tienen que cambiarlo cada seis meses. Un gasto millonario para quienes no cuentan con los recursos económicos suficientes que requiere mantener estas máquinas.

Hasta el momento solo las élites viajan al extranjero para respirar aire puro. Y son solo algunos quienes toman conciencia sobre este problema ambiental, pues saben que tiene efectos negativos sobre el ser humano como reducir la esperanza de vida. En China ya se puede decir que son más de un millón de muertes prematuras al año.

No cabe duda que el gigante asiático, China, está degradándose ambientalmente y con ello se lleva la vida de varios de sus habitantes. ¿Los principales causantes? La respuesta es una vez más las fábricas chinas, que en los últimos años no toman precauciones sobre el daño que generan al medioambiente. Y, ¿por qué siguen funcionando? Eso se debe a intereses personales de élites comunistas u otros intereses donde el dinero pasa a tener un rol principal. Sin importar la salud de sus habitantes. ¿Dejaremos que nuestro país pase por una situación igual, o comenzaremos nosotros mismos a iniciar acciones que sean amigables con el medioambiente?

Fuente: larepublica.pe

Artículos relacionados

Deja un comentario