Esta es la habitación más silenciosa del mundo, oyes tu sangre fluir y no puedes aguantar más de una hora

Cada vez vivimos en una sociedad más ruidosa, pero hay lugares donde eso no se nota en absoluto. Uno de ellos es una habitación situada en la localidad de Redmond, en el estado de Washington (EE UU).


En 2015, Microsoft construyó lo que ahora está en el Libro Guinness de los récords mundiales como el lugar más silencioso del planeta. Con el nombre de cámara anecoica, está situada en la sede de la empresa, cerca de Seattle.

Las «pruebas ultrasensibles» realizadas en 2015 arrojaron una lectura de ruido de fondo promedio de -20,35 dBA (decibelios con ponderación A, una medida del nivel de presión sonora).

Solo muy pocas personas han podido soportar estar en la habitación durante un largo período de tiempo, como máximo una hora, explica el New York Post.

Después de unos minutos en la sala anecoica, empiezas a escuchar los latidos de tu propio corazón. Unos minutos después de eso, puedes escuchar el crujido de tus propios huesos y tu sangre fluyendo.

El objetivo de la cámara anecoica no es que no escuches nada, sino eliminar todos los demás ruidos externos y poder escuchar los sonidos de tu propio cuerpo.

Los entornos que consideramos ultrasilenciosos suelen ser más ruidosos que el umbral auditivo humano, que es de alrededor de 0 decibelios. La sala de lectura de una biblioteca, por ejemplo, podría registrar alrededor de 40 decibelios. Sin ningún sonido del mundo exterior que entre, el silencio total y absoluto se convertirá gradualmente en un zumbido insoportable en los oídos.

Es probable que esto te lleve a perder el equilibrio debido a la falta de reverberación en la habitación, lo que perjudica su conciencia espacial. «Cuando giras la cabeza, incluso puedes escuchar ese movimiento. Puedes oírte respirar y suena un poco fuerte»m dice Hundraj Gopal, diseñador principal de la cámara en Microsoft.

La palabra anecoica significa «sin eco». Se necesitaron dos años para diseñar este espacio. Compuesto por seis capas de hormigón y acero, está algo desconectado del edificio circundante. Debajo hay una serie de resortes amortiguadores de vibraciones. En el interior, se montan cuñas de fibra de vidrio en el suelo, el techo y las paredes para romper las ondas de sonido antes de que tengan la oportunidad de rebotar en la habitación.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *