El mejor edificio del mundo es una pista de esquí sobre una planta de reciclaje

El Festival Mundial de Arquitectura elige un innovador y sorprendente complejo de reciclaje y ocio en Copenhague como el World Building of the Year de los últimos dos años (2019-2020)


El mejor edificio del mundo en 2021 se inauguró oficialmente el 4 de octubre de 2019. Tras la suspensión de los premios el pasado año, el Festival Mundial de Arquitectura (WAF) ha regresado estos días con una ceremonia virtual en la que se han dado a conocer los edificios más brillantes e inteligentes finalizados en los últimos dos años. Y, según el jurado, el mejor de todos ellos, el World Building of the Year, está en Copenhague.

El edificio CopenHill, también conocida como Amager Bakke, es una llamativa creación del estudio de arquitectura danés Bjarke Ingels Group que combina tres de los elementos más característicos de estos tiempos: energía, sostenibilidad y ocio. Es una planta que convierte residuos en energía, rematada por una pista de esquí de hierba sintética y un muro de escalada, entre otras opciones de ocio.

Sus creadores hablan de «sostenibilidad hedonista».

CopenHill es el decimocuarto proyecto que puede presumir de tener el título de World Building of the Year, desde la primera edición del World Architecture Festival -una de las citas más importantes del año del sector- en 2008.

El planteamiento de los arquitectos ha hecho posible combinar industria, sostenibilidad y entretenimiento, convirtiendo este edificio en un lugar turístico y de recreo. Los esquiadores que ascienden a la zona más alta de este parque pueden apreciar las operaciones 24 horas al día de una incineradora de residuos y un edificio multiusos que dispone de una barra en la azotea, un área de cross-fit (entrenamiento de fuerza), una ruta de senderismo, un muro de escalada (el rocódromo artificial más alto del mundo, 85 m) y un mirador sobre la ciudad.

La obra elogiada con este premio es verdaderamente asombrosa. El área de CopenHill tiene 41.000 m2 y se permite un máximo de cien esquiadores en las pistas al mismo tiempo. Debajo, están los hornos, el vapor y las turbinas que convierten 440.000 toneladas de residuos al año en energía limpia suficiente para suministrar electricidad y calefacción urbana a 150.000 hogares. Dicen que Copenhague será en 2025 en la primera ciudad del mundo con un saldo cero en emisiones de carbono.

Lógicamente, el mensaje de reciclaje y cero emisiones ha sido muy importante en la decisión del jurado. Pero, además, han valorado el hecho de que «un edificio puede ser divertido».

Quien quiera deslizarse por las pistas CopenHill -en la isla de Amager (en la zona sur de Copenhague)- no necesita llevar el equipo. Puede alquilarlo o comprarlo allí mismo. Y también apuntarse a una clase de esquí o snowboard. Por lo demás, las pistas funcionan todo el año, con hierba o con nieve.

En estos dos años con la pista en funcionamiento, los periódicos daneses han hablado de un deterioro más rápido de lo previsto de la superficie esquiable, que requerirá una renovación prevista para 2024

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario