Los responsables del diluvio serían los volcanes

¿Por qué llovió en nuestro planeta 2 millones de años seguidos y cómo lo sabemos?


Se trata de uno de los eventos climáticos más extremos que experimentó la Tierra, pero tuvo un final feliz: propició el reinado de los dinosaurios.

Unos 250 millones de años atrás, la Tierra era muy, muy distinta a la actual. Para empezar, solo existía un continente, Pangea y este comenzaba a revolucionarse en busca de alcanzar la configuración de continentes que conocemos en la actualidad. Y lo hizo mediante enormes erupciones volcánicas que afectaron toda tierra firme iniciando una de las mayores extinciones, la del Pérmico-Triásico, que acabó con más del 70% de las especies del planeta, incluido alrededor del 90% de los habitantes de los océanos y el 70% de los animales terrestres. Y entonces llegó la lluvia.

Mediante el análisis de diferentes sedimentos en rocas, en distintos sitios del planeta, los científicos llegaron a la conclusión de que, tras las erupciones volcánicas y un largo periodo de sequía, comenzó el verdadero diluvio universal: entre uno y dos millones de años seguidos de precipitaciones, o lo que se conoce como el Evento de Carnia (el Carniense fue una de las divisiones del Triásico).

Si bien la evidencia de largos periodos de lluvia se ha demostrado con los sedimentos hallados en rocas por todo el planeta, el motivo de la lluvia está más vinculado a los volcanes. Si una de las mayores erupciones registradas en la historia, produjo unos 450 kilómetros cúbicos de cenizas, esta se lleva la palma: al menos un millón de kilómetros cúbicos de roca basáltica. Fue la gigantesca erupción volcánica de la Gran Provincia Ígnea de Wrangellia, en lo que hoy es Estados Unidos. Esto produjo un cambio climático en el planeta y una extinción importante, aunque no masiva de animales: un tercio de los que habitaban en los mares se convirtieron en fósiles.

Pero ¿por qué llovió tanto? El principal efecto sobre el clima tras la erupción de un volcán es que a menudo llueve mucho. Esto se debe a que todas las partículas de ceniza que se arrojan a la atmósfera atraen y recolectan gotas de agua. La enorme cantidad de ceniza de Wrangellia sería una de las causas de 2 millones de años de lluvia. Y, como dicen que el agua es vida, todos los animales que se extinguieron, dejaron muchos nichos por llenar, no había competencia por ciertos alimentos y comenzó la era de los dinosaurios.

De hecho, cada vez hay más pruebas que señalan que este período de paraguas eternos puede haber sido el «desencadenante que permitió a los dinosaurios, y posiblemente a otros miembros de la fauna terrestre moderna, diversificarse y dominar la Tierra. A raíz de las amplias extinciones de plantas y herbívoros clave, los dinosaurios fueron aparentemente los principales beneficiarios en el momento de la recuperación, expandiéndose rápidamente en diversidad, impacto ecológico y distribución”, señala el estudio.

No, nunca llueve a gusto de todos, a menos que seas un dinosaurio en el Triásico superior.

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *