Ocho enfermedades emergentes muy preocupantes que existen en la actualidad

Las enfermedades infecciosas están al acecho, son un peligro siempre presente e impredecible. Eso lo demostró en su momento el SARS-CoV-2, y ahora entró en escena la viruela del mono.


Esto aumentó la posibilidad de que la infección viral pudiera establecerse en nuevas partes del mundo. Sin embargo, existen otras enfermedades llamadas emergentes que se perfilan igual de preocupantes como el coronavirus o la viruela símica.

En esta oportunidad hemos recopilado 8 enfermedades emergentes que se consideran preocupantes para la salud pública a nivel mundial.

Melidiosis, una de las enfermedades emergentes

La melioidosis es causada por la bacteria Burkholderia pseudomallei, que se encuentra en ambientes tropicales y subtropicales.

Esta enfermedad no es fácil de diagnosticar ni de tratar. Además, se comprobó que no solo aparece en zonas cálidas del mundo, sino que puede propagarse a través de productos importados como agua de acuario contaminada o incluso aerosoles de aromaterapia. Algunos expertos temen que el cambio climático permita que la bacteria encuentre nuevos reservorios naturales para multipliarse.

Los síntomas van desde fiebre, tos y dolor de cabeza. La infección se puede tratar con antibióticos extensivos, y tiene una tasa de mortalidad del 50%.

Cándida auris

  1. C. auris es un patógeno de levadura que se caracteriza por ser resistente a la mayoría de los antimicóticos, lo que dificulta el tratamiento. Se propaga rápidamente en áreas en hospitales y otros centros de atención médica. Desde que se descubrió en 2009, esta levadura se ha encontrado en nuevas áreas del mundo cada año.

La mayoría de las personas colonizadas por C. auris no se enferman. Pero puede causar una infección generalizada en personas que ya están enfermas o inmunocomprometidas, lo que a menudo conduce a la sepsis y la muerte.

La enfermedad de Lyme

Otra de las enfermedades emergentes y preocupantes es la enfermedad de Lyme. Esta es causada por ciertas bacterias Borrelia, que se transmiten por la picadura de una garrapata hembra.

Los científicos piensan que el cambio climático contribuirá a que estas garrapatas contagien la enfermedad a más personas.

Los síntomas de la enfermedad de Lyme incluyen fiebre, dolor de cabeza, fatiga y una erupción cutánea distintiva en forma de “ojo de buey” en el lugar de la picadura de la garrapata. Se puede tratar con unas pocas semanas de antibióticos, pero los casos no tratados pueden provocar complicaciones más graves y posiblemente de por vida, como artritis y dolor nervioso.

Ébola

En cierto modo, el ébola se ha vuelto más fácil de manejar. Esto se logró gracias a una vacuna preventiva y tratamientos con anticuerpos desarrollados recientemente. Pero los brotes de la enfermedad zoonótica también se han vuelto más frecuentes en los últimos años.

Además, los sobrevivientes del ébola pueden tener infecciones latentes que luego pueden causar nuevos brotes.

Los síntomas iniciales incluyen fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular y debilidad, que pueden progresar a diarrea, vómitos y sangrado interno abundante. En brotes anteriores, su tasa de mortalidad llegó al 90%. Los tratamientos más nuevos ahora pueden reducir significativamente las probabilidades de muerte.

Virus Nipah, otra enfermedad emergente

El virus Nipah se transmite principalmente a través de murciélagos frugívoros nativos de partes de Asia, incluida la India. El contagio se puede producir por contacto directo o excrementos que pueden contaminar los alimentos y el agua. Pero a veces puede propagarse entre humanos, y los expertos temen que los brotes regulares algún día permitan que el virus evolucione y se vuelva más contagioso.

Los síntomas iniciales incluyen fiebre, dolor de cabeza y otros síntomas gripales. En casos más severos, el virus causa inflamación cerebral y complicaciones neurológicas como convulsiones y coma. Alrededor del 40% al 75% muere a causa de la infección y no existe un tratamiento específico actual para ello.

Dengue

El dengue es causado por cuatro tipos de virus, que se transmiten por los mosquitos Aedes aegypti y Aedes albopictus.

La incidencia notificada de dengue ha aumentado drásticamente en las últimas dos décadas, y se han documentado brotes regulares en áreas previamente no establecidas de Europa y las Américas. Existe una vacuna, pero no se recomienda para personas que no han sido infectadas antes, ya que puede aumentar el riesgo de dengue grave en quienes nunca estuvieron expuestos a ningún tipo de virus.

Aproximadamente una cuarta parte de las víctimas experimentarán síntomas, que incluyen fiebre, dolores musculares, dolor en los ojos y erupciones cutáneas. Sin embargo, sobrevivir a un tipo de infección por dengue no otorgará protección a los demás. Además, una segunda infección aumenta el riesgo de una enfermedad grave y potencialmente mortal que puede causar la muerte en cuestión de horas.

Sarampión

El sarampión es causado por el morbillivirus. Este es un ejemplo claro de enfermedad emergente, que además se ha vuelto preocupante con los años.

Se trata de una infección extremadamente contagiosa. Alguna vez se consideró una candidata para la erradicación, gracias a una vacuna infantil altamente efectiva. Pero la disminución de las tasas de vacunación ha permitido que el sarampión regresara.

Los síntomas más comunes del sarampión son fiebre alta, tos y una erupción distintiva que cubre el cuerpo. Rara vez es fatal, aunque más en niños pequeños.

En los sobrevivientes puede causar una rara afección neurológica años después de la infección. También puede restablecer la memoria inmunológica de las personas a otras infecciones, lo que las vuelve susceptibles nuevamente.

No existe un tratamiento específico para ello, aunque los síntomas suelen desaparecer por sí solos en varias semanas.

Influenza aviar

La influenza aviar es causada por cepas de virus de influenza A nativas de las aves. Estas cepas se consideran altamente patógenas y pueden ser increíblemente transmisibles y matar rápidamente a las aves silvestres y domésticas.

La transmisión de estos gérmenes de aves a humanos es poco común, generalmente requiere un contacto cercano y prolongado, y es aún más raro que alguien transmita la infección a otros. Pero con el tiempo, la preocupación que existe es que una de estas cepas adquiera el conjunto correcto de mutaciones que le permitan ser tan contagioso y fatal en los humanos como en las aves, preparando el escenario para una pandemia horrible.

Los síntomas en humanos pueden parecerse a la típica infección respiratoria. Sin embargo, algunos brotes anteriores han sido especialmente mortales, matando a casi la mitad de los infectados.

Por Lorena Figueredo

Referencias:
Here Are Some Other Emerging Diseases to Keep You Up at Nighthttps://gizmodo.com/emerging-diseases-next-pandemic-1848983022

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario