Ingenieros crearon una desalinizadora portátil para potabilizar agua de mar

Unos ingenieros han creado una unidad de desalinización portátil que suministra agua potable sin necesidad de filtros ni bombas de alta presión.


Esta unidad de desalinización, que pesa menos de 10 kilogramos, puede eliminar sales y partículas varias, hasta dejar potable al agua.

El dispositivo, del tamaño de una maleta pequeña, requiere menos energía para funcionar que un cargador de teléfono móvil. La poca electricidad que necesita puede obtenerla de la luz del Sol mediante un pequeño panel solar portátil de un tipo común, que se vende por unos 50 dólares.

El agua potable que suministra la desalinizadora de maletín cumple todas las normas de calidad de la Organización Mundial de la Salud. El aparato resulta fácil de utilizar; funciona con solo pulsar un botón.

Esta desalinizadora es obra del equipo de Jongyoon Han, del Laboratorio de Investigación en Electrónica (RLE) adscrito al Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) en Estados Unidos.

A diferencia de otras desalinizadoras portátiles que requieren que el agua pase por filtros, el nuevo dispositivo utiliza energía eléctrica para retirar del agua las partículas indeseadas. No tener que sustituir los filtros periódicamente reduce en gran medida los requisitos de mantenimiento a largo plazo para la nueva desalinizadora.

Esto podría permitir emplear la desalinizadora en zonas remotas y con recursos muy limitados, como por ejemplo comunidades en pequeñas islas o a bordo de buques de carga en alta mar. También podría utilizarse para ayudar a los refugiados que huyen de catástrofes naturales o por los soldados que realizan operaciones militares de larga duración.

Las unidades de desalinización portátiles disponibles en el mercado suelen requerir bombas de alta presión para empujar el agua a través de los filtros, que son muy difíciles de miniaturizar sin comprometer la eficiencia energética del dispositivo.

En cambio, la nueva desalinizadora se basa en una técnica de polarización y concentración de iones de la que fue pionero el grupo de Han hace más de 10 años. En vez de hacer pasar el agua por un filtro, el proceso aplica un campo eléctrico a unas membranas colocadas encima y debajo de un canal de agua. Las membranas repelen las partículas cargadas positiva o negativamente (incluidas las moléculas de sal, las bacterias y los virus) a medida que pasan. Este proceso se complementa con otro, en el cual se realiza una electrodiálisis para eliminar los iones salinos restantes.

La secuencia de estos dos procesos retira tanto los sólidos disueltos como los que están en suspensión, permitiendo que solo el agua limpia salga del canal.

Tras realizar experimentos de laboratorio en agua con diferentes niveles de salinidad y turbidez, el equipo de Han probó el dispositivo en una playa de Boston.

El equipo de investigación y desarrollo colocó el aparato cerca de la orilla y depositó el extremo del tubo de alimentación en el agua marina. En aproximadamente media hora, el dispositivo había llenado un vaso de plástico con agua clara y potable.

El prototipo del modelo actual del aparato genera agua potable a un ritmo de 0,3 litros por hora, y solo requiere 20 vatios por litro.

El equipo de Han expone los detalles técnicos de su nueva y revolucionaria máquina desalinizadora en la revista académica Environmental Science and Technology, bajo el título “Portable Seawater Desalination System for Generating Drinkable Water in Remote Locations”. 

elmundoalinstante.com

Artículos relacionados

Deja un comentario