Todos a Bordo: Cómo ha afectado el Covid-19 al sector de los cruceros

Se sigue hablando mucho y publicando sobre el impacto que el (Covid-19) está teniendo en la economía mundial y en especial en el sector turístico como uno de los sectores más golpeados por esta crisis, pero dentro de este sector hay diversidad de actividades y una de las más afectadas y también olvidada por los medios es el sector de los cruceros.


Las restricciones al movimiento, las cancelaciones y las cuarentenas han afectado directamente a las empresas de cruceros que, tras nueve años con una tasa de crecimiento anual superior al 5% y un 2020 que se veía muy interesante, han visto caer en picada su supervivencia, sin ninguna solución a corto plazo.

Según datos de la CLIA (Asociación Internacional de Líneas de Cruceros) en 2020 se esperaban 32 millones de pasajeros y una incorporación de 19 barcos nuevos respecto al año anterior.

Todas estas expectativas, quedaron anuladas.

El sector del crucero genera 1,17 millones de empleos, así como más de 100.000 millones anuales a nivel mundial y en el caso de España supone el 10,9% del PIB del sector turístico y más de 26.400 puestos de trabajo. Los puertos españoles se han convertido en la segunda potencia europea en pasajeros tras Italia.

Cabe señalar que los cruceros no solo emplean a la tripulación de a bordo, también existen guías, taxistas, tiendas, proveedores y por supuesto agencias de viajes, mayoristas, muchos dependen del sector.

Ya en el mes de abril, algunos medios publicaban que según la CLIA la industria perdería 985 millones, si no se operaba hasta junio. Estas cifras siguen en aumento, ya que estamos en Julio y aun no se han reactivado las actividades, de manera satisfactoria.

Muchas fueron las noticias que se publicaron sobre contagios a bordo de cruceros al inicio de esta crisis única y sin antecedentes, pero lo cierto que la mayoría de los barcos de cruceros no se vieron afectados por este virus, sino casos puntuales.

CLIA anunció sus primeras medidas en respuesta al Covid-19,  el 31 de enero del 2020,  medidas basadas en las recomendaciones del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. y la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Motivado a estas medidas, la industria decide detener las actividades de cruceros en general.

Desde el comienzo del estado de alarma en el año 2020, todas las salidas de cruceros fueron canceladas. Sin embargo, los clientes han reaccionado de distintas formas.

Encuestas realizadas reportan que el 50% de los pasajeros, han decidido mover sus vacaciones al 2021.

El 38% de los pasajeros ha decidido cancelar su crucero y esperar a la evolución de la enfermedad y de sus puestos de trabajo para decidir si viajará. Más de la mitad de estos pasajeros ha expresado su intención de hacer un nuevo crucero tan pronto pueda.

El resto de personas se han acogido al bono de reserva que la mayoría de las navieras han ofrecido a los clientes afectados por las salidas canceladas y decidirán su nueva fecha de viaje más adelante.

Por otro lado, hay pasajeros fieles a los cruceros, que acostumbran a hacer varios cruceros anuales, y que semanalmente consultan si ya se ha publicado una fecha exacta de vuelta a la actividad por parte de las navieras. Estos son conscientes de que los barcos disponen de importantes protocolos de higiene y prevención y confían en el buen hacer de las compañías de cruceros para proteger su salud.

Para dar mayor seguridad a los viajeros, las navieras han publicado políticas flexibles de contratación y cancelación por lo que, si finalmente el cliente enferma o decide no viajar, no tendrá problemas para posponer su viaje.

La mayoría de empresas de cruceros, que son miembros de la CLIA, han ido anunciando suspensiones temporales de sus actividades, para adaptarse a las exigencias de las autoridades y mejorar sus protocolos de seguridad e higiene a bordo,  para garantizar la seguridad de pasajeros y tripulación en su vuelta a la operación.

Recientemente el sector empieza a recibir noticias positivas y la semana pasada se publicaba la guía Covid-19 elaborada por Healthy Gateways, la Alianza Europea de Salud Pública para operadores de cruceros y puertos. Esta guía establece protocolos que engloban desde el momento de hacer la reserva hasta el desembarque. Además, las navieras deberán estar al tanto para cumplir las normativas de los diferentes países referentes a fronteras y puertos.

Entre estas medidas se refleja la realización de tests a la tripulación tanto al inicio de la operativa como con cierta periodicidad, los lugares de interacción entre pasajeros se deberán reconfigurar para garantizar la distancia de seguridad, se dará prioridad al uso de tarjetas sin contacto, se reducirán o eliminarán el autoservicio de alimentos, estar preparados para poder realizar tests a bordo o en tierra y otras medidas que garantizarán a todos que el crucero sea totalmente seguro en esta «nueva normalidad».

Las líneas de cruceros están trabajando en el reinicio de las operaciones el próximo mes y para ello están preparando uno o dos barco (sean sea la naviera)  para la vuelta a la navegación e irán incorporando otras rutas y barcos de forma paulatina. La intención es empezar a operar en el Mediterráneo e ir ampliando a otras zonas.

MSC Cruceros ya ha hecho oficial el anuncio y solo espera que se aprueben las medidas que ha propuesto de prevención frente a la pandemia para publicar sus barcos e itinerarios del próximo agosto.

En el caso de las compañías de cruceros fluviales, éstas han reanudado la operativa el 15 de Julio, lo cual es un paso positivo para el sector.

Nadie podía imaginar que este reinicio, sería tan claudicante, con tantos tropiezos, pero poco a poco estamos viendo como se acerca el momento tan esperado, de volver a navegar.

UN CRUCERO SIEMPRE ES UNA VACACION INOLVIDABLE

Fuente: Revista Gran Hotel

Maria Elena Franceschi
Directora de TOP CRUISES
Representantes de Norwegian Cruise Line
www.top-cruises.com

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario