CLIA expone los avances de la industria crucerista en materia de sostenibilidad

La organización afirma que llevan invertidos más de 19.700 millones en nuevas tecnologías en combustibles


La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) ha publicado su cuarto Informe anual sobre tecnologías y prácticas ambientales de la industria de cruceros’ elaborado por Oxford Economics, en el que expone los avances de la industria en materia de sostenibilidad.

El informe destaca el progreso que las líneas de cruceros de CLIA realizan desarrollando e implementando tecnologías avanzadas para reducción de emisiones, mayor eficiencia energética y una mayor sostenibilidad medioambiental.

Si bien los cruceros suponen menos del 1% de la flota marítima mundial, este último informe corrobora cómo las líneas de cruceros han asumido un papel de liderazgo en la adopción de tecnologías que benefician a toda la industria naviera.

La industria de cruceros lleva invertidos más de 19.700 millones de euros en nuevas tecnologías y combustibles más limpios para reducir las emisiones atmosféricas y lograr una mayor eficiencia. Esto supone un aumento de más de 1.200 millones con respecto a lo publicado en el informe de 2019.

Las líneas de cruceros de CLIA fueron el primer sector de la industria marítima en hacer suyo el compromiso de reducir la tasa de emisiones de carbono en un 40% en 2030 en comparación con 2008. Como señala el informe de 2020, las líneas de cruceros de CLIA continúan trabajando diligentemente para alcanzar ambiciosas metas y cumplir con las crecientes exigencias para la protección del planeta.

Avances en GNL y EGCS

CLIA afirma que ha logrado avances en áreas como el GNL como combustible. En este ámbito, el informe de 2020 concluye que el 49% de los pedidos para construcción de nuevos buques será para barcos que dependerán de este combustible para la propulsión primaria, lo que supone un aumento del 51% con respecto a 2018.

En cuanto a los Sistemas de Limpieza de Gases de Escape (EGCS), CLIA subraya que más del 69% de la flota en servicio ya utiliza EGCS “que cumplen y frecuentemente exceden la normativa de emisiones atmosféricas”, lo que representa un aumento del 25% respecto a 2018. Además, el 96% de entre los buques en cartera no propulsados por GNL, incorporará EGCS. Esto supone un aumento del 21% en comparación con 2019.

Por otro lado, la asociación cifra en un 99% los buques en cartera de construcción que instalarán sistemas avanzados de tratamiento de aguas residuales, lo que elevará la capacidad global al 78,5%. Actualmente, el 70% de la capacidad en servicio de la flota de CLIA ya está provista de estos sistemas –un aumento del 5% con respecto a 2019–.

Asimismo, CLIA destaca que los cruceros están cada vez más equipados con la tecnología necesaria para abastecerse de electricidad desde tierra, lo que les permite apagar sus motores. “Cada vez hay más colaboraciones con puertos y gobiernos para aumentar la capacidad de los puertos en esta dirección”, sostiene la asociación.

En concreto, el 75% de los buques en cartera de construcción será equipada de sistemas para conexión eléctrica con tierra o estará preparada para agregar esta conexión en el futuro, mientras que el 32% de la flota en servicio (un 13% más que en 2019) está equipada para conectarse a la red eléctrica en los 14 puertos del mundo donde esa capacidad está disponible.

“Compromiso con un futuro más limpio”

“Durante todos estos meses y a la vez que trabajamos para superar el impacto de la COVID-19, la industria de los cruceros ha permanecido enfocada en nuestro compromiso con un futuro más limpio y sostenible. Considerando el progreso de los últimos diez años, no puedo más que imaginar lo que lograremos juntos en los próximos diez”, ha afirmado Kelly Craighead, presidenta y directora ejecutiva de CLIA.

“La industria de los cruceros trabaja a diario para avanzar hacia un turismo responsable. Reconoce que una inversión mayor y mantenida en investigación es fundamental para identificar y fabricar nuevos combustibles y formas de propulsión”, ha manifestado Adam Goldstein, presidente de CLIA Global.

“Esta es la razón por la que CLIA junto con otros socios del sector marítimo ha propuesto crear y financiar un Fondo de Investigación y Desarrollo de 4.200 millones para identificar las tecnologías y fuentes de energía que puedan disminuir nuestra huella ambiental y cumplir así los ambiciosos objetivos establecidos por la OMI”, ha concluido Goldstein.

Agenttravel.es

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario