Navieras extienden suspensión de operaciones

La expansión del coronavirus, el cierre de los puertos y las fuertes restricciones a los viajes impuestas por los gobiernos está obligando a las compañías marítimas, al igual que a las compañías aéreas con sus aviones, a mantener sus buques parados y esperando mejores tiempos.


Las circunstancias extraordinarias de emergencia sanitaria mundial obligan a suspender operaciones o extender los plazos de las mismas. Entre ellas, MSC Cruceros decidió extender la suspensión de operaciones en todo el mundo hasta el 30 de abril. Esta decisión tiene como objetivo apoyar las medidas y esfuerzos de gobiernos de todo el mundo tendientes a fortalecer las medidas de seguridad y salud pública que buscan proteger a la población cercana a puertos y evitar la propagación del virus.

“MSC Cruceros está enrolando a sus huéspedes y sus agentes de viajes para abordar el impacto de esta decisión necesaria en las reservas para nuestros barcos hasta el 29 de mayo. La compañía tiene la intención de que las reservas que se vean afectadas puedan reprogramar reserva de un futuro crucero con el mayor tiempo posible”, ha señalado la compañía en un comunicado.

MSC Cruceros ofrece a los huéspedes afectados por esta medida extraordinaria la oportunidad de transferir el monto total abonado por las vacaciones canceladas más un beneficio de crédito a bordo adicional en un futuro crucero de su elección en cualquier momento hasta finales del 2021.

También la compañía Norwegian Cruise Line Holdings (NCL) ha ampliado la suspensión de sus viajes hasta el 10 de mayo de 2020 para sus tres marcas de cruceros. Los clientes que tengan reservas con embarque entre el 13 de marzo y el 10 de mayo en Norwegian Cruise Line, Oceania Cruises o Regent Seven Seas Cruises deberán ponerse en contacto con su agencia de viajes o la compañía de cruceros para obtener más información sobre cancelaciones o modificaciones de la reserva.

El consejero delegado de la compañía, Frank del Río, ha señalado que esta suspensión puede suponer una “incomodidad” para los pasajeros, pero su prioridad es “proteger la seguridad y el bienestar” tanto de los huéspedes como de la tripulación y de las comunidades que visitan.

Por su parte, la Royal Caribbean Group extendió su política de cancelación ‘Cruise with confidence’ hasta el próximo 1 de septiembre con el objetivo de “abordar la expansión de las restricciones globales en los viajes y proporcionar una mayor tranquilidad en la planificación de los pasajeros”.

La actualización de esta medida busca mejorar la flexibilidad en la planificación al permitir cancelaciones de hasta 48 horas antes del inicio del crucero “sea cual sea el motivo”. Los clientes recibirán un crédito completo por su tarifa, que se podrá utilizar en cualquier crucero a futuro durante el 2020 o 2021.

La nueva medida está vigente para todos los cruceros que zarpen hasta el 1 de septiembre de 2020 inclusive, y será ofrecida por las marcas que forman parte de la compañía: Royal Caribbean International, Celebrity Cruises, Azamara y Silversea.

Centenares de buques de cruceros se encuentran inmóviles manteniendo la mayoría de ellos a sus tripulaciones a bordo por las complicaciones logísticas que implican enviar al personal a sus lugares de origen y hacerlos regresar cuando los buques estén nuevamente en operaciones. En la mayoría de las compañías, los tripulantes han pasado de estar ubicados en camarotes compartidos con literas a disponer de cabinas exteriores y en algunas navieras como Celebrity incluso se han sorteado suites entre los tripulantes a bordo.

ContactoNews

Volver al boletín

Related Posts

Deja un comentario