Todos a Bordo: Cómo se ven afectados los cruceros ante el COVID-19

En esta oportunidad les escribo con una reflexión ante las adversidades que se han presentado a bordo de diferentes barcos de cruceros, y los cuales se han visto totalmente  desprotegidos, sin ningún tipo de ayuda, por diferentes países, haciendo caso omiso de la situación que mantienen algunos barcos con personas y tripulantes en malas condiciones de salud, contagiados con el virus Covid-19.


 Es nuestro deber alzar su voz, a través de  las Asociaciones que integran el Turismo, antes los diferentes Gobiernos para revisar estas acciones sin ningún tipo de humanidad, sin permitir el atraque de algunos barcos que se encuentran en situación de emergencia, solo simplemente por el miedo a tomar decisiones sin contar con el apoyo gubernamental.

Cito dos casos recientes:

 1) El barco ZAANDAM de la línea Holland America, el cual tenía 148 pasajeros infectados, y solicitó apoyo en Chile para desembarcar a los pasajeros sanos, y se les negó su desembarque.

Seguido de esto continuaron su travesía esperando la autorización para cruzar el Canal de Panamá, y durante la innecesaria espera, fallecieron 4 pasajeros.

2) El barco Costa DIADEMA, de la línea COSTA CROICERE, estuvo 4 días en Dubai esperando autorización para desembarcar a todos sus pasajeros, ni en Abu Dabi, ni en Omán  les permitieron desembarcar,  sino fué hasta el 4to día donde les permitieron desembarcar a todos sus pasajeros.

El barco partió con 1.250 tripulantes  el día 14 de Marzo con su destino final Savona (Italia)
Luego de 13 días de navegación sin poder atracar en ningún puerto, se les niega atracar en Savona, pasaron 3 días, y luego que consiguieran autorización para atracar en Civitavecchia, se les niega nuevamente.

Luego reciben autorización para atracar en Marsella el día  29 de Marzo y nuevamente se les niega.

Hoy afortunadamente, con un gesto de generosidad y responsabilidad, la Alcaldesa de Piombino Paola De Micheli, aceptó que el crucero Costa Diadema, atracara en ese puerto, y permitiera operaciones de desembarque para los tripulantes con el coronavirus. Los mismos serán trasladados a los hospitales nacionales. El resto de los tripulantes deberán permanecer en cuarentena obligatoria a bordo, y serán monitoreados diariamente por el personal médico.

Las declaraciones de la Alcaldesa me llenan de mucha satisfacción, ya que contribuye a enfrentar la situación que han vivido estos tripulantes a bordo del Costa Diadema.
Su palabras textuales “Si realmente queremos ser un gran país, tenemos que dejar de transmitir el problema a otra persona”

Yo pregunto:

Será que las Autoridades Portuaria, y/o el Ministerio de Transporte no saben que este barco llevaba 1.250 tripulantes, muchos de ellos contagiados con el Covid-19 .. y aún así  les sea negado la ayuda médica  ??
Tampoco permiten el abastecimiento de combustible y víveres ?

Definitivamente hay muchas regulaciones y contratos que revisar, y sobre todo de las capacidades gerenciales de los oficiales a bordo, de mantener una comunicación efectiva a sus tripulantes en éstos  duros momentos.

Mi hijo se encuentra a bordo como tripulante  del Costa Diadema, confinado a su cabina por más de 10 días, con síntomas de pérdida de olfato y gusto, y dolor en las piernas.
Una cosa tan necesaria como es el contar con agua potable en sus cabinas, las tienen que ellos comprar.

Existen otros tripulantes en peores condiciones, pero el barco adolece de los medios para mejorar ésta situación.

Sólo espero que los Gobiernos revisen sus políticas actuales, ya que es inconcebible que varias navieras no cuenten con la ayuda humanitaria necesaria.

Por: Maria Elena Franceschi Director TOP CRUISES – Representantes de Norwegian Cruise Line para Venezuela.
www.top-cruises.com

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario