El rompecabezas de un itinerario de vuelo en 2020

  • A las personas dispuestas a viajar les inquieta la falta de información sobre la apertura de rutas, y tienen temor sobre la cancelación de vuelos que hayan sido programados, por la persistencia de la crisis sanitaria y consecuente cierre de fronteras aéreas.
  • A las aerolíneas les preocupa la demanda impredecible, y los cambios frecuentes que deben hacer en los itinerarios, por las restricciones en sus operaciones a partir de decisiones gubernamentales, y desde luego por la situación sanitaria.
  • Solo flexibilizando las medidas restrictivas, estableciendo protocolos de salud responsables de todas las partes involucradas (aerolíneas, aeropuertos, autoridades competentes), tendrá sentido armar itinerarios que sean realistas y mantengan la vigencia suficiente para ser rentables.

Los itinerarios de las aerolíneas comerciales de pasajeros que están reiniciando operaciones en el mundo, necesariamente están siendo construidos desde cero. Mientras el virus covid-19 sigue presente, las fronteras aéreas apenas reabren tímidamente en algunas partes del mundo, y la demanda se mantiene baja e impredecible, los departamentos de planificación de las empresas aéreas hacen esfuerzos por armar una nueva oferta de vuelos optima, barajando, simultáneamente, rutas, horarios, conexiones, capacidad, y rentabilidad, entre otros factores.

Tarea nada fácil, porque además de la imposibilidad de viajar que manifiestan las personas en este período del año, sobre todo en Latinoamérica, atrás quedaron los datos históricos de vuelos, vinculados a demanda y capacidad, que permitían generar un itinerario atractivo para el mes o temporada siguiente, y que respondía a las necesidades y hábitos del público viajero de entonces. Dicha data ya no es confiable porque fue producto de un mundo que no existe hoy.

En este sentido, las aerolíneas tienen el compromiso, más que nunca, de crear itinerarios inteligentes, crucial para una operación exitosa, que ahora debe considerar, por ejemplo, el tiempo adicional empleado para la limpieza profunda de cada avión antes del próximo vuelo, además de los protocolos sanitarios en cada destino, sin olvidar los servicios disponibles de apoyo terrestre, normas y horarios de cada aeropuerto. Sin duda, este nuevo escenario exige prestar atención a nueva data que ayude a construir nuevos itinerarios, sabiendo que es muy difícil predecir la voluntad de viajar en medio de una pandemia. Sin embargo, no es imposible.

Los especialistas de Amadeus, empresa proveedora de soluciones tecnológicas para la actividad de viajes y turismo, recomiendan algo muy sensato: flexibilidad y tecnología. Las aerolíneas tienen acceso a mucha data en la actualidad. Una manera de averiguar qué quiere un viajero es indagar en sus patrones de búsqueda online de viajes o paquetes turísticos, para deducir la demanda, así como revisar los datos de corto plazo que arroja el sistema de reservaciones. Es probable que haya que elaborar diferentes itinerarios, para ser flexibles en función de la demanda. También, existe la tecnología para crear propuestas de itinerarios que equilibran el factor de carga (load factor) con la frecuencia, resultando en un itinerario que pudiera aplicarse en la realidad, porque el sistema informático sabe optimizar las horas de salida, rutas, y flota, desde cero.

Los gerentes de aerolíneas también deben tener presente lo siguiente: integración. A partir del trabajo en equipo entre los diferentes departamentos, el resultado será mucho más efectivo. Se necesita toda la experiencia posible de todos los niveles de decisión, para llegar a la mejor solución, adaptable y relativamente confiable.

El itinerario está en el centro de la operación de cualquier aerolínea. Es la herramienta básica para competir en el mercado. Pero su construcción se hace con la debida antelación. Mientras los gobiernos demoren más la apertura de sus fronteras aéreas, las aerolíneas que sobrevivan tan prolongada inactividad, solo pueden esperar tener la esperanza de que esa anhelada apertura se mantendrá en el tiempo, mientras que diseñan nuevas maneras de satisfacer las demandas del público viajero, sin olvidar uno de los objetivos elementales del negocio y del itinerario: la rentabilidad.

Luis Manuel Vargas M.
Periodista. UCAB 92. CNP #7761
@aeroconexion en IG, TW y FB
Blog www.aeroconexion.wordpress.com
Foto: Matthew Smith en Unsplash

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario