Tres aerolíneas mexicanas resisten la pandemia

En el contexto de la situación general de crisis causada por el covid-19, evaluamos la posición particular de tres empresas aéreas mexicanas, y cómo están enfrentando esta turbulencia de aire claro que tiene forma de virus, porque nadie lo ve, pero, ¡cómo se mueve el avión!


Luis Manuel Vargas*

Premisas

  • Es el momento estelar de los ejecutivos de finanzas y de marketing para trabajar en equipo como nunca antes, sabiendo que el escenario es otro, muy lejos de la normalidad, y el tiempo de respuesta ante cualquier reto ya no se cuenta en días sino en horas. En el caso de México, este país de 127 millones de habitantes no cerró sus operaciones aéreas en su totalidad y ha podido reactivar determinadas rutas internas, siempre con los nuevos protocolos de bioseguridad de por medio. Recuperar la confianza en los viajes es tarea primordial.
  • En el plano internacional, todo es más lento, porque siempre depende de la apertura de otros países al tráfico aéreo, que apenas en julio observa un tímido renacer. De hecho, los vuelos desde México hacia Estados Unidos se mantienen con algunas restricciones, mientras que su mercado centroamericano permanece cerrado a la fecha.
  • Las aerolíneas aztecas no han recibido ayuda estatal como sí la han obtenido sus contrapartes europeas y estadounidenses, y se sabe que es muy difícil que eso suceda en la realidad socio económico latinoamericana de eternos presupuestos deficitarios, a pesar de los llamados de alerta de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), que prevé una caída de 57% en ingresos para las aerolíneas mexicanas, y una pérdida de empleos directos que se elevaría a más de 140 mil personas en el país.
  • El gobierno solo ha otorgado una reducción de costos en servicios aeroportuarios y extensión de crédito en la compra de combustible. Así, las aerolíneas privadas son las verdaderas heroínas en este escenario, porque, además, son las responsables de mantener la mayoría de empleos en el sector y son vitales para el sector turismo, actividad principalísima en México. Las denominadas low-cost tienen la ventaja hoy, sobre todo por sus tarifas bajas, en un mercado doméstico que se reactiva lentamente.

www.freepik.es y Luis Manuel Vargas

 Aeroméxico

Socio fundador de la alianza SkyTeam, Aeroméxico mantiene una flota activa de 68 aeronaves, entre Boeing 737 NG y Boeing 787. En contraste, otros 17 equipos Boeing 737 MAX permanecen en tierra como medida preventiva mientras el fabricante cumple con el proceso de recertificación de este modelo en particular, luego de los lamentables accidentes de Lion Air (2018) y Ethiopian (2019). Adicionalmente, su filial Aeroméxico Connect opera más de 40 equipos Embraer 190.  La pandemia ha complicado el cuadro económico de la aerolínea, porque la suspensión de decenas de vuelos y falta de efectivo derivó en una declaratoria de bancarrota, bajo los términos del capítulo 11 de la ley estadounidense que rige a empresas en quiebra, y su protección contra acreedores mientras se reorganiza la administración. La aerolínea sigue operando en el mercado y, además de pasajeros, ha transportado 3 mil toneladas de carga en 300 vuelos entre México y 15 países desde el mes de marzo, relacionados con la crisis sanitaria del covid-19. Las condiciones no son fáciles para la aerolínea, que a través de un comunicado de prensa informó brevemente que “las operaciones continúan”, proyectando que en este mes de julio se dupliquen sus vuelos en el mercado doméstico, en comparación con el mes de junio. La operación internacional continuará “en línea con las regulaciones locales y la demanda esperada de pasajeros”, se aseveró.  Aeroméxico activó las promociones “Vacaciones de Verano 2020” y “Buen Fin 2020” (noviembre), así como la promoción “Venta Azul”, que ofrece al viajero pagar en 12 meses, y cero cargos si el pasajero modifica su plan de viaje, o una devolución de 115% del valor de la tarifa. Todo un esfuerzo de mercadeo y ventas para seguir volando como lo ha venido haciendo desde 1934. Se estima que el valor actual de Aeroméxico cayó a 140 millones de dólares; Delta Airlines, que mantiene 49% de participación en la aerolínea azteca, asumió las pérdidas más altas. La estadounidense había invertido 770 millones de dólares en Aeroméxico durante los últimos tres años. Solo el tiempo dirá si la inversión se recuperará algún día. Pero lo importante hoy es seguir volando y asegurar su viabilidad como negocio. 

Volaris

Fundada en el año 2005, la aerolínea privada clasificada como de bajo costo –low cost– opera desde el estado de Michoacán, al oeste de Ciudad de México, y este mes mantiene una política de precios agresiva, y ha ofrecido hasta 80% descuento en determinados vuelos y fechas, todo con la intención de despertar a un mercado dormido por pandemia. Volaris ofrece vuelos domésticos, así como dos rutas a Estados Unidos, específicamente a Oakland y Chicago. En total, la aerolínea efectuará más de 380 vuelos en todas sus rutas durante este mes, para un estimado de 68 mil asientos disponibles, operando a 60 por ciento de su capacidad. Eso representa más de 50% de incremento en sus operaciones, con respecto al mes anterior. Desde Cancún ya han reactivado 12 rutas que moverán 200 mil personas en julio, un incremento de más de 100 por ciento. Vale acotar que Volaris compite con líneas de autobuses (sí, leyó bien) en determinados destinos, orientados al mercado que la empresa denomina VFR (Visitantes, Amigos y Familiares). La flota de Volaris está compuesta por 88 aeronaves Airbus, modelos 319, 320 y 321, y, como la gran mayoría de operadores aéreos, previsiblemente ha suspendido la compra de nuevos equipos. 

Viva Aerobús

En operación desde 2006, cuando efectuó su primer vuelo saliendo de Monterrey, esta aerolínea low cost vuela poco más de 30 equipos Airbus 320 en el mercado doméstico, desde Monterrey, Guadalajara, Ciudad de México, Tijuana y Cancún. También ofrece servicios a algunos destinos en Estados Unidos, entre otros, Las Vegas y Los Ángeles. Su promoción “Reserva hoy tu vuelo y paga después hasta el 60% de tu viaje”, es la respuesta más atrevida en estos tiempos de pandemia, que compite también con las líneas de autobuses. De hecho, Viva Aerobús es parte del Grupo IAMSA, gigante del sector de transporte terrestre con más 80 años de historia en este país y 28 empresas asociadas. En medio de los tiempos que corren, el mes pasado recibió su primer avión A321neo, de nueva generación, catalogado como eco-eficiente, con lo cual demuestra de alguna manera su determinación a seguir operando en un entorno tan retador. Los números de junio indican que Viva Aerobús transportó 240 mil pasajeros en ese mes, mucho menos que el millón que voló en junio 2019, pero, aun así, un logro importante a pesar de esta situación de crisis sanitaria. Los directivos de la empresa estiman que el tráfico se recuperará totalmente entre los años 2022 y 2023.

Luis Manuel Vargas M.
Periodista. CNP #7761
@aeroconexion en IG, TW y FB
Blog www.aeroconexion.wordpress.com

(*) Licenciado en Comunicación Social, graduado de la UCAB en 1992.
Más de 20 años dedicados a la cobertura de temas relacionados con la aviación, el turismo, y los negocios. Periodista independiente. Editor de medios impresos y digitales en Venezuela. Director Fundador de Cielos Abiertos, revista de aviación (1996-2003), periodista de Gaceta Aérea (2012-2016). Fotógrafo. Asesor comunicacional. CNP #7761.

Artículos relacionados

Deja un comentario