¿Cuáles son las diferencias entre las aerolíneas “low cost” que vuelan a Costa Rica?

Modelo toma fuerza en Costa Rica, según empresas

Con la llegada de Wingo, en septiembre, al país para volar a Suramérica, nueve empresas aeronáuticas se disputarán el gusto por los ticos de viajar a precios competitivos.

Si bien los esfuerzos por ofrecer las tarifas más bajas del mercado en las rutas que operan son un común denominador de las aerolíneas “low cost”, entre una y otra los usuarios recibirán distintos beneficios a la hora de adquirir un tiquete.

Las piezas de equipaje, peso y opción de elegir el asiento de su preferencia varían de acuerdo con las políticas de cada compañía.

Además, en algunos casos hay opción de recibir bocadillos y hasta conectarse a wifi con algunas restricciones.

Sin embargo, tanto la comida como las maletas extra, entre otros servicios, están a disposición de los pasajeros por costos adicionales, en la mayoría de los casos.

La esencia del “low cost” es ofrecer el traslado aéreo lo más barato posible, de ahí que los servicios asociados se cobren.

“Es como cuando una persona va al cine: paga por el boleto que le da derecho a una butaca y a ver la película, que es la finalidad de la visita, pero cada uno, según sus gustos y necesidades, puede agregarle palomitas, refresco, dulces, etcétera”, explicó Manuel Jaquez, director comercial de Volaris Costa Rica.

Pese a la situación, las aerolíneas mantienen estándares de seguridad internacional, y dentro de sus prioridades está el servicio al cliente.

Actualmente, son ocho las que conectan a Costa Rica con más de diez ciudades de Norte y Centroamérica, con el modelo de bajo costo.

No obstante, la llegada de Wingo en septiembre marcará la expansión de este tipo de servicios hacia Suramérica para los viajeros en suelo tico.

La subsidiaria de Copa Holding ofrecerá la conexión San José-Bogotá con tarifas que van desde los $130, ida y vuelta con impuestos incluidos.

Las aerolíneas de bajo costo muestran un futuro promisorio en la región, ya que en América Latina el segmento mueve casi 100 millones de pasajeros al año, según la Asociación de Transporte Aéreo Internacional.

En Costa Rica, lejos de ser la excepción, el modelo toma fuerza; inclusive Volaris Costa Rica asegura que el apetito de los costarricenses por este tipo de vuelos se ha duplicado en los últimos dos años.

Fuente: larepublica.net

Volver al boletín

Artículos relacionados

Deja un comentario