Proyectando el Turismo: Alquiler de autos por suscripción

Últimamente en esta columna he compartido artículos que tratan sobre los cambios en diversos sectores de la oferta turística, muchos de ellos producto de la pandemia por el COVID y como una reacción en busca de adaptarse a las nuevas realidades de los mercados. Entre los artículos que se refieren a la actual realidad están los vuelos a ninguna parte solo a dar un paseo por los aires, o los famtrip virtuales, los trenes low-cost, etc.


Ahora llega el turno de las arrendadoras de vehículos, concretamente a la empresa Sixt en España, la cual han incorporado un producto que ya ofrece la misma empresa en Alemania, Austria, Francia, los Países Bajos y Reino Unido.

Sixt es una de las arrendadoras más importantes del mundo, con presencia en más de 105 países. Su negocio marchaba viento en popa en 2019 -e incluso a principios de este 2020- que les llevó a tener ingresos importantes de más de 500 millones de euros. Pero llegó la pandemia, que les afectó como a todos y que les impulsó a buscar nuevas vías de negocio.

Ahí surgió el vehículo por suscripción, un alquiler con todo incluido, con un precio fijo mensual y sin obligación de permanencia el cual además permite cambiar de vehículo, algo así como un Netflix pero en automóviles.

En realidad, esta opción ya se estaba evaluando desde antes, porque los valores de la sociedad están cambiando. Los jóvenes, los llamados ‘millennials’, no quieren estar sujetos a nada. Se tenía que lanzar un producto que ofreciera esa demanda de flexibilidad. Se trata de un pago por uso, que se corresponde con una demanda del mercado. La situación del COVID solo sirvió para acelerar el proceso y adelantar el lanzamiento del nuevo producto.

Esta modalidad es lo mejor de dos mundos, por ejemplo en la modalidad de “leasing” el contrato medio suele ser de dos años, con fuertes penalizaciones si se quiere romper ese contrato, porque las empresas de “leasing” tienen que hacer frente a valores residuales que tienen que controlar.  Aca no hay lapsos mínimos obligatorios y las tarifas equivalen a una semana de alquiler convencional.

En Sixt+ el contrato dura un mes (mínimo), tiempo en el que incluso se puede cambiar a otro vehículo según las necesidades del usuario, o ampliar el kilometraje o añadir otras prestaciones. El servicio parte de €369 mensuales (para un modelo como el Opel Corsa), con una cuota de inscripción fija de €199 que incluye seguro a terceros, cobertura por daños y robo, matriculación, costes de taller (revisiones y reparaciones) IVA asistencia en carretera. etc. Con 500 km mensuales, que se pueden ampliar máximo a 5.000.

Se trata de autos nuevos, muy bien equipados, nunca con más de seis meses de
antigüedad y por tanto muy seguros, además, muy ecológicos, ya que como se sabe los autos antiguos son los más contaminantes. El servicio es 100% digital, se hace todo con unos pocos clics, incluido el pago bien desde la página web o la app.

Cuentan también con vehículos eléctricos como por ejemplo el Renault ZOE muy asequible por 409 euros al mes, y con planes de incluir en el futuro cercano vehículos todo terreno y de alta gama.

En otras palabras, por el precio de lo que sería una semana de alquiler en el mercado convencional de alquileres, se puede obtener el uso del vehículo por todo un mes. Aunque este producto está diseñado para los “millennials” resulta ideal para todo aquel que quiera disfrutar de unas largas vacaciones recorriendo las carreteras europeas.

Alberto Aristeguieta

Volver al boletín

Related Posts

Deja un comentario