Una aerolínea usa tarjetas como las del fútbol con los pasajeros rebeldes

La compañía Alaska Airlines encontró una manera deportiva de evitar problemas con los pasajeros conflictivos: si se niegan a usar una mascarilla durante el vuelo se les entregará una tarjeta amarilla. Si persisten en su negativa, se les prohibirá viajar en el futuro. Más o menos como en el fútbol.


La aerolínea explicó en su blog que este sistema, que se puso en marcha a principios de mes, busca evitar las escenas de nervios y tensión entre los pasajeros conflictivos y los que cumplen con las reglas de protección sanitaria. “Por eso era necesario un cambio”, argumentan.

Excepciones a la regla

Claro que hay excepciones: los menores de dos años, los que tienen problemas respiratorios, los que necesitan asistencia para colocarse o quitar la mascarilla, o los que tengan una discapacidad que les inhabilita para colocarse este elemento de protección.

Y la compañía también tiene en cuenta que se puede remover la mascarilla durante los momentos en que quiere tomar o comer algo durante el viaje.

Desde el 30 de junio Alaska Airlines insta a los pasajeros a firmar un compromiso en el que se comprometen a usar la mascarilla durante el viaje. En caso de que el pasajero no tenga una, la aerolínea se lo proveerá.

Seguridad ante la pandemia

Las aerolíneas han puesto en marcha diversas medidas de seguridad para evitar el contagio del coronavirus en sus pasajeros.

Entre los cambios más notorios se encuentra la prohibición de circular por los pasillos o estar haciendo cola para ir al lavabo, la virtual desaparición de la prensa y las revistas de papel, así como el cambio de las tarjetas de embarque al formato electrónico y el mantenimiento de la distancia de seguridad al momento del embarque.

Sin embargo dentro de la cabina no hay manera de conservar esta distancia de seguridad. Las aerolíneas resistieron la idea de dejar la fila del medio inhabilitada, ya que si los vuelos operan con la capacidad menor al 66% no hay negocio posible.

En la cabina los filtros HEPA permiten renovar el aire cada dos o tres minutos y eliminan al 90% de los gérmenes. Sin embargo la mascarilla se ha convertido en un elemento de uso obligatorio tanto para los pasajeros como para los tripulantes. Y si por desidia o rechazo un pasajero se niega a usarla, puede ser apercibido y expulsado del vuelo.

aviacionaldia.com

Artículos relacionados

Deja un comentario