Spirit AeroSystems y Boeing acuerdan una producción de 216 aviones 737 MAX para este año

Spirit AeroSystems, principal proveedor del B737 MAX, ha suscrito un acuerdo con Boeing para producir 216 aviones de ese modelo este año. En virtud de dicho acuerdo, Spirit percibirá en este primer trimestre 225 millones de dólares, de los que 70 millones serán en apoyo del inventario y la producción y los otros 155 como pago anticipado por los costes y entregas en los dos próximos años.


Así lo anunció el CEO de Spirit, Tom Gentile, en Wichita con ocasión de la presentación de los resultados del pasado año de la empresa. “La inmovilización del B737 MAX ha sido un problema importante para Spirit en 2019, especialmente después de que Boeing suspendió la producción el pasado 16 de diciembre”, añadió.

“Después de que Boeing ordenó a Spirit que suspendiera las entregas el pasado 19 de diciembre, tomamos varias medidas para reducir los costes y preservar la liquidez. Llevamos a cabo un recorte de plantilla de 2.800 empleados en Wichita y 400 empleados en Oklahoma. También negociamos una enmienda a nuestra línea de crédito que prevé alivio del pacto en 2021 y garantizó un préstamo a corto plazo de 375 millones de dólares a corto plazo. Con estas acciones, creemos que nuestra posición de liquidez sigue siendo suficiente”, explicó Gentile.

“El 10 de enero de 2020, Spirit cerró la compra de Fiber Materials Inc. (FMI) por 120 millones de dólares. FMI es una empresa de tecnología líder en la industria especializada en materiales de alta temperatura y compuestos para defensa. Las operaciones principales de la compañía se centran en compuestos reforzados multidireccionales que permiten aplicaciones de alta temperatura como sistemas de protección térmica, puntas de nariz de vehículos de reentrada y boquillas y gargantas de motores de cohetes. Sus capacidades únicas los han posicionado como líderes en materiales de alta temperatura de carbono-carbono tejidos en 3D para misiles hipersónicos, lo que el Departamento de Defensa ha identificado como una prioridad nacional. FMI tiene su sede en Biddeford, Maine, y tiene más de 200 empleados en dos instalaciones en el estado. La adquisición de FMI se alinea con los objetivos de crecimiento estratégico de la compañía para diversificar su base de clientes y expandir el negocio actual de defensa. La cartera actual de FMI se adapta perfectamente a Spirit, y sus capacidades nos ayudarán a desarrollar nueva tecnología de compuestos para una serie de aplicaciones aeroespaciales”, concluyó el CEO de Spirit AeroSystems.

Los ingresos de Spirit en el año 2019 se elevaron a 7.900 millones de dólares, principalmente debido a mayores volúmenes de producción en los programas de Boeing 777, 787 y de Airbus A350, mayores ingresos reconocidos en el programa Boeing 787, mayor actividad de GCS & S y una combinación de modelos favorable en el programa Boeing 737.

La cartera de pedidos de Spirit al final del cuarto trimestre de 2019 fue de aproximadamente 43.000 millones de dólares, con paquetes de trabajo en todas las plataformas comerciales en la cartera de pedidos de Boeing y Airbus.

aviacionaldia.com

Artículos relacionados

Deja un comentario