Venezuela

¿Cuántas marca país se requieren para impulsar el turismo en Venezuela?

#ApuntesBWTurismo

Venezuela tan inmensa, única y sentida en todos sus ángulos por sus habitantes incluso -mucho más-, por emigrantes que se establecieron en ella hace ya varias décadas, huyendo de guerras y crisis de envergadura mundial. Venezuela, mágica tierra hoy golpeada por abusos, corrupción, inflación y una serie de vicisitudes -que pronto superaremos-, no ha sabido llevar su marca, ni hacerse camino, entre tantas penas que ha debido sortear.

Leer más: Marca País: mucho más que un logo y una frase

Hoy, lunes 30 de enero, comienza en Valencia el Road Show Enfoque 2017, caravana de promoción turística que recorre el país, integrada por representantes de ProColombia, Hoteles Palace Resort, Budget renta cars, cruceros Silversea y la tarjeta de asistencia en viajes Celeste.

Leer más: Road Show Enfoque 2017

Caracas, 27 de enero de 2017 -- El Hotel Pestana Caracas Premium City & Conference presenta sus novedosas iniciativas para el disfrute de momentos especiales y celebraciones en este año, que revolucionan las experiencias de confort, seguridad y servicio premium en la ciudad.

Entre las promociones vigentes a partir de esta fecha destacan:

  • ¨Valentine´s Day de altura¨: un especial encuentro romántico, exclusivo para 30 personas, en el lounge 19 VIP, en medio un ambiente estilo ¨Romantic Night & Lights¨, con la mejor vista de la ciudad y DJ en vivo.
  • ¨Exclusive Weekend by Pestana¨, un fin de semana de relajación, buena gastronomía y entretenimiento, perfecto para una escapada en pareja o con la familia.
  • Desayuno Familiar de Lujo en Pestana Caracas: una excelente opción para sábados y/o domingo, en la cual ¨tus hijos menores de 10 años son nuestros invitados¨.
  • Carnavales 2017: una atractiva oferta para disfrutar de calidad y servicio en el más exclusivo espacio y a la vez, de la ciudad.

Asi mismo, el Hotel Pestana Caracas ofrece paquetes personalizados para significativas celebraciones, en los salones Lounge Avila 18, Lounge 19 VIP, Restaurante Ribeira Brava y UltraLounge, que incluyen servicio de catering, música, asesoría en montaje, decoración y selección de los mejores proveedores de la ciudad; y la disponibilidad de usar los hermosos espacios comerciales del hotel para realizar videos y fotos de la ocasión.

Las promociones para las celebraciones de Bautizos, Comuniones, 15 años y Graduaciones incluyen también tarifas especiales en hospedaje, y lo más importante, estándares de seguridad garantizados para la comodidad de organizadores e invitados.

La reconocida oferta para celebrar la boda de tus sueños, en Pestana Caracas, ofrece cada día mayores satisfacciones a los organizadores e invitados, quienes pueden deleitarse de una experiencia inolvidable.

El Lounge Avila 18 y Lounge 19 VIP son una excelente opción para encuentros de pareja, con amigos, familiares, cócteles y fiestas corporativas.

Nuestro equipo trabaja constantemente – comentó Gustavo Jarussi, Gerente General del Hotel Pestana Caracas Premium City & Conference - por brindar una experiencia * a la medida¨, nuevas opciones para el disfrute de clientes con diferentes estilos de vida, espacios flexibles, asesoría logística y una opción de hospedaje, gastronomía y entretenimiento de excelencia en todo sentido¨.

Instagram: @pestanacaracas

Facebook: Pestana Caracas

Twitter: @pestana_caracas

Volver al boletín

En medio de una crisis que empeora a diario, cualquiera diría que no queda más nada que hacer sino “bajar la santamaria” . Sin embargo, a pesar de la realidad que vivimos importantes sectores de la industria turística continúan adelante apostando por el país y a manera ilustrativa, tocaré dos de estos casos en la columna de hoy.

Leer más: Proyectando el Turismo: Y arrancó el 2017…

A los menores de 30 años les parecerá que estas cosas pasaban cuando los dinosaurios dominaban la Tierra. ¡Pero, no! Esto ocurría anteayer.

Así se viajaba antes de que el mundo se volviera digital (y tremendamente acelerado):

1. Mandar postales.

Con su sello y todo. ¡Que tierno¡ Lo peor de las postales era que como tuvieras la letra grande (caso de un servidor) no te cabía más que el saludo y la despedida. En el fondo daba igual: llegaban siempre a destino un mes después de que hubieras regresado.

¿Qué hacemos ahora?: mandar mensajes gratis por Whatsapp

2. Buscar cabinas y locutorios para llamar a casa

Como estuvieras muy enamorado de tu novia, te pasabas tanto tiempo dentro que te confundían con José Luis López Vázquez en La cabina.

¿Qué hacemos ahora?: hablar gratis por Skype

3. Leer libros en las salas de espera de los aeropuertos

Sí, lo juro. Antes existía una cosa de papel llena de letras que te entretenía un montón durante las horas de espera.

¿Qué hacemos ahora?:buscar wi-fi gratis deseperadamente y pulsar compulsivamente el botón de actualizar Facebook y Whatsapp para ver si hay nuevos mensajes.

4. Disparar fotos con cuentagotas

A mil pesetas (6 euros) el carrete y otras mil pelas (otros 6 eurazos) el revelado…. cualquiera iba haciéndole fotos a las gilipolleces que fotografiamos ahora.

¿Qué hacemos ahora?: disparar fotos al tuntún y sin sentido, porque son gratis. Y si salen mal no importa: le pones un filtro y es una obra de arte en Instagram.

5. Torturar a las amistades con interminables sesiones de diapositivas post-viaje

Las fotos se revelaban a la vuelta y cuando pillabas a la familia o a los amigos les soltabas unas sesiones de 500 diapos de tirón que hacían de Lo que el viento se llevó un breve videoclip musical.

¿Qué hacemos ahora?: le damos el mismo tostón a las amistades, pero compartiéndolas al momento en Flick.r, Twitter, Pinterest, Facebook...

6. Cuidar como oro en paño tu billete físico de avión

¡Quién se acuerda ya de aquellos engorrosos y frágiles boletos llenos de hojas y papales de calco con el trayecto aéreo! Tenían además una desmedida tendencia a perderse. Y si lo perdías…¡te metías en un lío monumental para conseguir que te hicieran un nuevo billetel! ¡Qué angustia de viajes, guardando aquel boleto como si fuera oro en paño!

¿Qué hacemos ahora?: llevamos la tarjeta de embarque en un código QR del smartphone

7. Ir a una agencia a reservar los billetes de avión y los hoteles

Los hoteles te los enseñaba un señor o señora en la agencia en un folleto impreso, tú te creías lo que te decía (ella/él jamás habían dormido en ese hotel) y te ibas tan contento sin saber que acababas de reserva en la casa de German Monster. Para confírmarte una plaza en el avión podías pasar tres o cuatro días. ¡Aquello estimulaba mucho la virtud de la paciencia!

¿Qué hacemos ahora?: lo compramos en una agencia de viaje on-line o lo hacemos directamente desde nuestro smartphone.

8. Preguntar a un señor con boina en la fuente del pueblo por dónde se iba a tal sitio

¡Ah! Que grandes momentos viajeros aquellos en que, ajenos a la invención de Google Maps, nos deteníamos a hablar con los aborígenes, quienes con su gracejo particular nos explicaban cómo llegar a la fonda El Peine o a la majada del Chicuelo. Con suerte, entablabas conversación y acababas comiendo chorizo y vino de bota en su casa. ¡Cuántas buenas relaciones con los aborígenes hemos perdido por culpa de Google Maps!

¿Qué hacemos ahora?: ponemos la dirección en el GPS y no sabemos ni por donde circulamos.

9. Comprar mapas y guías de viaje

Aviso para nacidos después de 1990: un mapa era una cosa como Google Maps pero que se doblaba. Una guía de papel era como la suma de varias docenas de blogs y webs, pero impresos, ordenados y encuadernados.

¿Qué hacemos ahora?: llevamos mil aplicaciones en el smartphone con todo tipo de guías y páginas de información.

10. Pegabas tus fotos de recuerdo en un álbum

Y una vez pegadas las fotos en el álbum, nunca volvías a abrirlo para verlas.

¿Qué hacemos ahora?: las almacenas en tu Iphone para enseñarlas en cualquier reunión y con la excusa más nimia, sin importante si a los otros les importa un bledo tu foto.

11. Preguntar al primero que encontrábamos por la calle dónde había un buen restaurante en la ciudad

¡Y lo curioso es que hasta nos fiábamos de su información sin exigirle un mínimo de 500 opiniones positivas de los usuarios y al menos mil “Me gusta”!

¿Qué hacemos ahora?: lo miramos en Tripadvisor

12. Disfrutar de un atardecer o un paisaje en silencio y sin estrés

¡Y además, el momento se saboreaba mucho más!

¿Qué hacemos ahora?: tuitearlo, guasapearlo o feisbukearlo en el momento y acto seguido responder a todos los que nos contestan. Cuando te vienes a dar cuenta, se ha acabado el atardecer y tú no has visto nada. Pero en fin… nuevos tiempos, nuevas formas. ¡Bendito sea internet!

@JulioArnaldes

Volver al boletín

Página 207 de 214

NUEVO!!!!

 

Volver