Todos los productos utilizados son traídos directamente de Nápoles

L'Associazione Verace Pizza Napoletana, otorgó el certificado de napolitana a dos pizzas hechas en Venezuela, 'la margarita' que tiene como ingredientes el queso mozzarella, salsa de tomate natural y un toque especial de albahaca y 'la marinada' que es realizada con salsa de tomate y ajos.

Igualmente cuentan con una amplia variación de pizzas, hasta ahora 16 que contienen diversos de ingredientes italianos pero mantienen la esencia, la última creación es una pizza de pistacho con hilos de mortadela.

Pocas pizzerías están certificadas como napolitana en todo el mundo, pero Portarossa es la primera de Venezuela, la novena de Latinoamérica y la número 740 en el mundo, según datos de la Asociación.

Todo inició gracias a Yoselin María Tavares, conocida en el mundo de la gastronomía como María Pizzaiola, que con la precisión propia de su profesión como arquitecto ha logrado plasmar el sabor original de Nápoles.

María Pizzaiola empezó esta travesía en el 2017 cuando decide irse para Italia "a estudiar en L'Associazione Verace Pizza Napoletana (Asociación de la Verdadera Pizza Napolitana), los napolitanos son muy apasionados, entonces todo lo quieren hacer con buena calidad, como la materia prima, el modo de preparación y se dan cuenta con sólo ver si algo está bueno o no".

"La diferencia esencial que tiene la verdadera pizza napolitana, es que su masa debe ser suave, que pueda doblarse y no se rompa, es algo muy diferente a la que hemos conocido toda la vida que es delgadita y crocante, esa clase de pizza simplemente no existe para Nápoles".

Para que una pizza pueda ser catalogada como la verdadera pizza de Nápoles, debe cumplir varios parámetros, entre ellos que al menos un miembro de la pizzería haya sido entrenado por la asociación y "los productos beben ser netamente italianos, la manera en cómo se realiza también es importante, porque la pizza napolitana es muy artesanal, lo único que se puede utilizar que no sean las manos es una amasadora y se debe realizar en un horno a leña" explica.

Además "el estirado de la masa debe hacerse de una manera muy especial, todo el personal debe saber hacer la pizza". Explica Pizzaiola, que los especialistas de la asociación deben llegar al lugar e inspeccionar absolutamente todo y posteriormente realizan una evaluación a la persona que fue entrenada por ellos y a parte de su equipo de trabajo, "tuve que realizar todo, la masa, los ingredientes, la temperatura del horno, ser muy meticulosa en la preparación y en la colocación de cada ingrediente, posteriormente los especialistas elijen a dos personas que conforman el equipo para que realicen la misma actividad mientras son observados por ellos".

La sorpresa de la certificación llegó cuando menos fue esperada, explica que "ese día, había programado un desayuno con los empleados para plantear ideas, y llegó un correo, era nuestra certificación, yo gritaba como loca 'somos la 740' y fue un momento muy lindo para todos nosotros como familia". Aconseja a aquellos que desean emprender que "el límite te lo pones tú, cuando uno quiere hacer algo lo hace y ya, con mucha paciencia y dedicación,pero hay que seguir".

Según su propia creadora, esta es una pizza que tiene al 100% el sabor napolitano y añade que "es una degustación que a las personas que acostumbran a comer la pizza convencional, puede sorprender de buena forma" asegura que la pizza jamás había tenido "un sabor tan diferente y real" como ahora.

Fuente: El Universal

Volver al boletín

WTM Latin America 2019

NUEVO!!!!

 

Volver