Venezuela clama por tener un mejor servicio de transporte aéreo, tanto interno como internacional, pero para lograr ese objetivo es necesario que las condiciones para su desarrollo sean estables y coherentes. Los recursos materiales que demanda esta actividad se adquieren normalmente con moneda extranjera, en la mayoría de los casos dólares americanos, por lo cual será imposible importar aviones, maquinaria especializada para su mantenimiento u operación, o repuestos y accesorios, a menos que exista libre conversión de la moneda o suficientes divisas disponibles para que los empresarios del sector puedan manejar sus continuas necesidades. Lo anteriormente señalado pasa por la necesidad de desmontar el control de cambio o reorientarlo positivamente, opciones que parecen no estar planteadas por los momentos. Otro aspecto vital para que el sector pueda mejorar es el relativo a las tarifas aéreas, y es que estas no deberían estar sometidas a regulación sino a la libre competencia, pero en todo caso, si se mantienen bajo control sus valores deberían ser revisados constantemente en función del crecimiento de los costos y gastos. Una de las grandes incoherencias del tema regulatorio es que el propio Estado en sus diferentes niveles y ámbitos, es el primero que aumenta impuestos, tasas y contribuciones, así como también los precios de los productos y servicios de sus empresas públicas, y sin embargo pretende mantener congeladas por mucho tiempo las tarifas aéreas internas, lo cual crea caos administrativo en la gerencia de las empresas aéreas. Lo anteriormente señalado incide en la escogencia del tipo de flota a operar y necesariamente obliga a las empresas a volar con aviones de larga data ya que son los que pueden pagar, aunque estos resulten altos consumidores de combustible.

En anteriores artículos he mencionado la necesidad de que el Estado defina una Política de Transporte Aéreo en la cual inserte todos los aspectos que deben ser modificados y/o mantenidos para que el sector funcione mejor, entre otros: Un Sistema de Transporte Aéreo que permita ordenar efectivamente la prestación del servicio a nivel interno e internacional, de manera que este sea garante de la conectividad aérea y de la eficiente prestación del servicio; esto sin duda coadyuvará en la sostenibilidad de las empresas y de los servicios que estas prestan. También dentro de dichas políticas tienen que contemplarse las del desarrollo internacional de los servicios aéreos aprovechando los diferentes instrumentos internacionales de los cuales Venezuela es signataria, me refiero a Convenios Bilaterales y Multilaterales de Transporte Aéreo; Acuerdos de Integración y otras Actas que establezcan derechos aeronáuticos que beneficien al país. Como políticas relacionadas están las vinculadas al desarrollo aeroportuario, las aduaneras, las ambientales, y las de subsidios para el desarrollo de rutas sociales en áreas remotas que deben ser servidas con transporte aéreo debido a sus problemas de accesibilidad terrestre o acuática.

Muchos países latinoamericanos han logrado mejorar substancialmente sus sectores aeronáuticos, para muestra, Colombia, Panamá, México, Perú, Ecuador, Chile, Bolivia, Brasil y Argentina, naciones que hoy día cuentan con servicios modernos y una amplia conectividad con el resto del mundo; varios de ellos ya cuentan con modernos acuerdos de “Cielos Abiertos” y/o “Acuerdos Horizontales” con la Unión Europea.

Venezuela fue líder en transporte aéreo en la región durante más de 30 años, teníamos la mejor flota de aviones y el mejor HUB en Maiquetía, a través del cual conectaba tráfico de Suramérica a Norteamérica, Caribe, Centro América y Europa; y tráfico de Europa hacia el Caribe y Suramérica. Recuperar ese liderazgo no es fácil, pero tampoco imposible si el país levanta cabeza en lo político, económico y social.

Un transporte aéreo sostenible sólo podrá ser posible si todas las condiciones anteriormente señaladas se cumplen y si el país cuenta con un liderazgo positivo que permita superar los problemas que actualmente vivimos.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Volver al boletín

NUEVO!!!!

Volver